Home

Tatiana Roa Avendaño

ambientalista colombiana

e-mail: totuma07@yahoo.com

cableado tendido eléctrico barrios populares. Barranquilla Colombia (2002)

A inicios de la década de 1990, América Latina realizó profundas reformas estructurales que propiciaron la privatización de empresas públicas, la reestructuración de los mercados y la desregulación de algunos sectores.

Las reformas provocaron cambios drásticos en los regímenes de inventivos a la producción y al comercio y en las estrategias y formas de inserción de las empresas transnacionales en las economías de la región. Las reformas fueron orientadas por las instituciones financieras internacionales y la banca multilateral de desarrollo con el argumento de mejorar la eficiencia de los servicios públicos y acceder a la inversión extranjera, entre otros sectores, en el de la electricidad.

En América Latina, tanto el Banco Mundial (BM), como el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) condicionaron sus prestamos para que se asumiera un esquema de desregulación y privatización, de manera que los países asumieran un modelo único de reforma del sector eléctrico similar en todas partes del mundo.

cableado barrios populares. Barranquilla (2002)

Además la liberalización de los servicios de energía hacía parte de los principales ingredientes de las negociaciones del Acuerdo General para el Comercio de Servicios (AGCS, o GATS, in inglés)1. En muchos casos, estos esquemas se presentaron como políticas encaminadas a reducir la pobreza. De esta forma, gran parte de los países de América Latina, se vieron arrastrados por las tesis del liberalismo económico representadas en el modelo aperturista y neoliberal, bajo el supuesto que serían una salida a los problemas socio económicos y de desarrollo del continente.

Baje el texto completo. Sector eléctrico en Ecuador y Perú

Anuncios

*Tatiana Roa Avendaño, ambientalista Ilustración: Selva o petróleo. Angie Vanessa Cárdenas Roa http://www.acdesing.tk

Con el nombre Ronda Colombia 2010, la Agencia Nacional de Hidrocarburos ha denominada la nueva ofensiva petrolera sobre prácticamente todo el territorio colombiano. Con la oferta de 170 bloques petroleros, que atraviesan el país de norte a sur y de este a oeste, se lanzó el día de ayer la Ronda, la Agencia espera comenzar a recibir las primeras ofertas de las empresas petroleras, desde mediados del próximo año.

Aquí no se salva nada, ni la Amazonía, ni las sábanas caribeñas, ni las cuencas de los principales ríos colombianos, el Cauca y el Magdalena, ni las selvas del Catatumbo, ni el piedemonte llanero y amazónico, ni las profundas aguas del Mar Pacífico, es tan agresivo el plan petrolero, que prácticamente se estaría ofreciendo casi todo el mar Caribe colombiano, incluido el paradisíaco archipiélago de San Andrés y Providencia. Nada, nada será respetado por parte de los Señores de la Agencia, que sólo ven en los diversos territorios colombianos, potencialidades para desarrollar una industria petrolera.

Mientras en Ecuador se discute como dejar el crudo en el subsuelo, en Bolivia se propone un tribunal de justicia climática y las comunidades amazónicas plantean parar la actividad petrolera en su territorio, Costa Rica, desde hace algunos años, se declaró un país libre de petróleo y, en el mundo científicos, comunidades tradicionales y ambientalistas alertan sobre la catástrofe climática producto de la quema del petróleo y la deforestación muchas veces provocada por la expansión petrolera. Colombia da la espalda a esta realidad y “vende” el país al mejor postor petrolero o, quizá mejor decir, al menos malo.

La situación ambiental colombiana no está fácil, de un lado las cuadrículas mineras dibujaron cada rincón del país y cuadrillas de ingenieros y geólogos rondan los campos, los transgénicos se han impuesto sin mayor resistencia, la agroindustria de la caña, la palma, las flores, y el banano para la exportación se tomaron las mejores tierras del país desplazando a sus pobladores locales, el desarrollo de las hidroeléctricas colonizó la mayor parte de los ríos del país y en la última semana, en el Congreso de la República sigue empecinado en cambiar el texto del Referendo del Agua, haciendo oídos sordos a los más de dos millones de personas que lo respaldaron.

La gran máquina del extractivismo resuena en Colombia. Es preciso detener ahora la Ronda Colombia 2010, antes que a mediados del próximo año se empiecen a conceder los contratos petroleros. Hay que rodear las campañas en defensa del territorio, por ello nada puede ser más importante que acompañar al pueblo U´wa ejemplo de resistencia a la industria del petróleo. Es tiempo para fortalecer las articulaciones locales, regionales y nacionales, es preciso potenciar las propuestas que en los territorios construyen los pueblos ligados a la tierra, al agua, a la naturaleza. Estas son las reales alternativas para salir de está dura encrucijada.

Por: Tatiana Roa Avendaño Quito, 2009

Ilustración “La vida no se puede retener” para la Campaña contra Hidrosogamoso de Angie Vanessa Cárdenas Roa http://www.acdesign.tk

Existe San Pelayo

un recodo milagroso del tiempo

una isla de música en el letargo

del valle glorioso San Pelayo

de trompetas y tambores

Existen unos pocos indígenas

en estado adánico que Toño María Cardona

uno de ellos me ha contado

Con poetas vivientes

Con leyendas ancestrales

Existen allá en el alto río una naturaleza casi intacta

Existe tú

Viajero del río

Y existe el río

De mi valle Raúl Gómez Jattin

En los valles de los ríos Sinú y San Jorge, aún en la actualidad, es posible apreciar las admirables obras precolombinas de ingeniería hidráulica, que nos permiten recordar la grandiosa civilización que habitó este extenso territorio. Una gigantesca red de canales de riego y pesca, diques y camellones de siembra estructurados perpendicularmente al torrente fluvial, dando la forma de «espina de pescado», permitían al pueblo Zenú aprovechar las corrientes anuales, manejar las inundaciones naturales, fertilizar las tierras, sembrar y también aprovechar la pesca.

Lea el texto completo. Heridas en el territorio

Por Tatiana Roa Avendaño totuma07@yahoo.com

Ilustración “Mundo y petróleo” de Angie Vanessa Cárdenas Roa, http://www.acdesign.tk

“Una generación siembra un árbol y la siguiente disfruta su sombra”.

Proverbio chino


El 1° de abril de 2007, el Ministerio de Minas y Energía del Ecuador anunció que el crudo descubierto en el Parque Nacional Natural Yasuní, sería, en una primera opción, mantenido represado en el subsuelo. La idea promovida desde años atrás, por Acción Ecológica y organizaciones indígenas pretendía detener la avanzada petrolera en este santuario natural, refugio del Pleistóceno y habitat de pueblos indígenas no contactados. “Dejar el crudo en el subsuelo” se convertiría en tarea de estas organizaciones que advertían sobre las implicaciones ambientales y culturales que tendría el desarrollo petrolero en este territorio amazónico.

Lea el texto completo. En medio del laberinto


*Tatiana Roa Avendaño ambientalista colombiana

Bogotá 2008

Mitín de los jueves organizado por los trabajadores petroleros de la USO. Plazoleta Ecopetrol. En esta ocasión en apoyo al pueblo Barí.

Hay algo que siempre conviene recordar: la creación de la Empresa Colombiana de Petróleos, Ecopetrol, fue producto de un deseo inmenso y profundo de los trabajadores petroleros y el pueblo de Barrancabermeja, deseo de defender el patrimonio hidrocarburífero de la nación. Durante varios años, el sindicato de los trabajadores de la industria del petróleo tuvo que trabajar casi en forma clandestina, pues era duramente perseguido dados sus propósitos: crear una empresa nacional que garantizara que la riqueza petrolera se quedaría en el país para beneficio del pueblo colombiano y no para seguir regalándola a las empresas trasnacionales que desde inicios del siglo veinte se establecieron en Colombia. Muchos obreros entregaron su vida en ese empeño.

En 1951 se materializa toda esa tenacidad de treinta años, cuando se crea la empresa. También el movimiento social de entonces acompañó todas las muchas huelgas que impulsó el sindicato. Es decir, la empresa que hoy conocemos existe gracias al empeño de la Unión Sindical Obrera (USO) y de todas estas gentes.

Lea el texto completo. Entre el tunjo y la iguana

By Tatiana Roa Avendaño– Friends of the Earth Colombia and Jessica Toloza – Anthropology Student at the Universidad Nacional de Colombia

“A single swallow does not necessarily mean that summer is on its way” Juan Ventes

Note: This article was published previously in Agrocombustibles: Llenando Tanques, Vaciando Territorios (Agro-fuels: Filling Tanks, Emptying Territorios, published by Censat Agua Viva and the Proceso de Comunidades Negras (Process of Black Communities), Bogotá – Colombia, 2008. It was translated from the Spanish by Kolya Abramsky, with assistance from Claudia Roa and Adam Rankin

Despite the fact that it might appear as if the voyage along the length of the South Pacific coast of Colombia came to an end with the latest activities in Tumaco, the journey is not over yet. Through the debates, discussions and denunciations arising from the presentation, as well as the warnings about megaprojects that marginalize and bleed the territories, we have been brought face to face with the vestiges of slavery. Such has been the outcome of this campaign for life and freedom in the context of today’s marginalization. Like migratory birds, we made our way from port to port, listening to tales of a pained world, aware that the confirmation of the story lay in the lives of the protagonists: peasant men and women. These are the downtrodden victims of injustice, yet they are nonetheless alive with happiness. Together, we built a fraternal fire and shared a small artesenal boat in which we ate together as equals and gently sung ourselves into dissonance. Despite our diverse places of origin (Buenaventura, Bogota, Bahía Málaga, Ladrilleros, Cali, Sala Onda, Guapi, Timbiqui and Tumaco) and our different professions, we made the journey together in a familial and fraternal spirit. Combining visions and dreams for a single cause, we reclaimed the word, recounting the outrages and injustices of a capitalism whose discriminatory policies and practices are devastating the African population and banishing them from their own territories. Capitalism which, according to Bolívar Echeverría, “implies the alienation of the human subject, and the erosion of its ability to reproduce itself and generate its own ways of being.”

Read the completed article. Dynamycs of songful resistance

Navegando el Pacifico

17 enero 2010

Tatiana Roa Avendaño Amigos de la Tierra Colombia (octubre 2007)

Ilustración: “Niño del Pacífico” de la serie Niños de Angie Vanessa Cárdenas Roa

"Niño del Pacífico" de la serie Niños de Angie Vanessa Cárdenas Roa

Del 29 de septiembre al 8 de octubre del presente año se realizó entre las poblaciones de Buenaventura (Valle del Cauca) y Tumaco (Nariño), región conocida como El Pacífico Sur colombiano, la Navegación por el Pacífico, actividad promovida conjuntamente entre el Proceso de Comunidades Negras, PCN y CENSAT Agua Viva – Amigos de la Tierra Colombia.

En un recorrido entre el mar, los esteros, las selvas de manglar y las bocanas de importantes ríos del Sur del Pacifico, como el Micay, el Yurumanguí, el Patía, el Tapaje, el Naya, el Mira, nos fuimos encontrando en poblados y veredas con delegados de los Consejos Comunitarios, máximas instancias de administración del territorio, y miembros de las comunidades; a manera de foro ambulante que recorriera poblados y comunidades con el fin de caminar la palabra de los habitantes de esta región.

Lea el texto completo. Navegando el pacífico