Home

*Tatiana Roa Avendaño – ambientalista 19 de enero de 2010

Ilustración: Niño del Pacífico, Angie Vanessa Cárdenas Roa http://www.acdesign.tk

Publicado: Desde Abajo No. 153 “Cambio climático. ¡Nos quemamos! Enero 20 – febrero 20 de 2010 http://www.desdeabajo.info


Copenhague pasó y dejó una gran decepción entre quienes han creído en las negociaciones climáticas iniciadas en Río de Janeiro hace casi dos décadas. Por el contrario, lo sucedido no hizo más que confirmar el por qué de nuestro excepticismo con estos certámenes. Pero ¿Por qué no avanzaron las negociaciones? ¿Qué rol asumió el gobierno colombiano? ¿Qué expectativas y preocupaciones surgen luego de la COP 15? ¿Hay otros caminos?

Luego de varios días de sesiones, la Décimoquinta Conferencia de las Partes sobre Cambio Climático (COP 15) terminó con un lánguido acuerdo presentando al final de la cumbre, por los Estados Unidos y concertado algunas otras gobiernos, entre ellos China, India, Brasil, Sudáfrica. El “Acuerdo de Copenhaguen” no contempla metas ni compromisos vinculantes. Claramente lo expresó Obama ante un grupo de periodistas: “las negociaciones que tuvieron lugar hoy aquí no nos comprometen legalmente a nada”. En esta forma, se le daría “jaque mate” a esta última fase del proceso de negociación, corroborando que no existen mayor interés por parte de los países responsables del cambio climático en aceptar las transformaciones que se precisan para “enfrentar” este gran problema global y, por el contrario, se seguirán promoviendo falsas soluciones fundamentadas en el mercado, haciendo de la atmósfera, el aire y las selvas una mercancía para los negocios “verdes”. Haciendo “más grave el remedio que la enfermedad”.

La delegación oficial de Colombia no ha estado ajena a esta lógica. En vez de presentar iniciativas que detengan la amenaza que ya se siente en nuestro territorio nacional (por su geografía, su posición como país ecuatorial y una importante extensión sobre los mares, es altamente vulnerable) ha optado por respaldar los mecanismos de mercado. La posición oficial de Colombia se pliega a la posición dominante para acceder a los fondos económicos que promueven la Convención y el Protocolo de Kyoto.

En Copenhague, como en otros temas de la política latinoamericana, Colombia estuvo en total contravía de otros países de la región que no sólo hicieron una importante crítica a esta mirada mercantil del problema climático sino que llevaron propuestas novedosas para enfrentarlo. Ecuador con la Iniciativa Yasuní; y Bolivia que demandó el reconocimiento de la deuda climática y propusó un Tribunal por la Justicia Climática, ideas surgidas desde los pueblos de los dos países.

Lea el texto completo. Copenhaguen – cambio climático – 2010_ Tatiana


Anuncios

* Danilo Urrea y Tatiana Roa Avendaño

Miembros del Comité Nacional en Defensa del Agua y de la Vida

Navegación por el Amazonas. Foto Archivo Ecofondo

Convocados por la critica situación de doce millones de colombianos que no cuentan con acceso al agua potable, la amenaza real y creciente de la privatización y mercantilización del agua y la difícil situación ambiental que enfrentan gran parte de los acuíferos en el país, el 24 de febrero de 2007, en la Defensoría del Pueblo en Bogotá, nos reunimos sesenta organizaciones ambientalistas, sindicalistas, de vocales de control, de usuarios de los servicios públicos, de acueductos comunitarios, de afrodescendientes, de juntas de acción comunal, de grupos juveniles y comunidades urbanas, de organizaciones indígenas y afrocolombianas, etc., y acordamos convocar un Referendo Constitucional que consagrará el acceso al agua potable como un derecho humano fundamental, un mínimo vital gratuito, el control de la gestión del agua por parte del Estado y las comunidades organizadas sin ánimo de lucro, y la protección especial de los ecosistemas esenciales que regulan el ciclo hídrico. Allí constituimos el Comité Nacional Promotor, con 9 delegados de estos procesos, que deberían inscribir la iniciativa ante la Registraduría Nacional y asumir la coordinación del proceso.

Lea el texto completo. Un referendo para dignificar el agua

*Tatiana Roa Avendaño ambientalista colombiana

Bogotá 2008

Mitín de los jueves organizado por los trabajadores petroleros de la USO. Plazoleta Ecopetrol. En esta ocasión en apoyo al pueblo Barí.

Hay algo que siempre conviene recordar: la creación de la Empresa Colombiana de Petróleos, Ecopetrol, fue producto de un deseo inmenso y profundo de los trabajadores petroleros y el pueblo de Barrancabermeja, deseo de defender el patrimonio hidrocarburífero de la nación. Durante varios años, el sindicato de los trabajadores de la industria del petróleo tuvo que trabajar casi en forma clandestina, pues era duramente perseguido dados sus propósitos: crear una empresa nacional que garantizara que la riqueza petrolera se quedaría en el país para beneficio del pueblo colombiano y no para seguir regalándola a las empresas trasnacionales que desde inicios del siglo veinte se establecieron en Colombia. Muchos obreros entregaron su vida en ese empeño.

En 1951 se materializa toda esa tenacidad de treinta años, cuando se crea la empresa. También el movimiento social de entonces acompañó todas las muchas huelgas que impulsó el sindicato. Es decir, la empresa que hoy conocemos existe gracias al empeño de la Unión Sindical Obrera (USO) y de todas estas gentes.

Lea el texto completo. Entre el tunjo y la iguana

* Tatiana Roa Avendaño y Jessica Toloza

Publicado en Agrocombustibles. Llenando tanques, vaciando territorios.  Proceso de Comunidades Negras –PCN – Censat Agua Viva

Bogotá (2008)


“Una sola golondrina no llama agua” Juan Ventes

Portada Libro Agrocombustibles: Llenando tanques vaciando territorios

El viaje no acaba aún. Pareciera que la navegación por el Pacífico Sur culminó con las últimas actividades realizadas en Tumaco. Sin embargo, los debates, discusiones y denuncias que se generaron en medio de la presentación y advertencia sobre los megaproyectos, que marginan y desangran los territorios, han hecho de esta campaña por la vida y la libertad un encuentro con los rezagos de la esclavitud y la marginación vigente. Íbamos como aves migratorias, de puerto en puerto, escuchando un mundo adolorido. Concientes de que el relato debía ser confirmado por los protagonistas de este escrito: hombres y mujeres campesinas, víctimas de la injusticia y el atropello, pero alegres como la vida.

Lea el texto completo. Dinámica de una resistencia cantada

Asamblea de Oilwatch

17 enero 2010

*Tatiana Roa Avendaño

Amigos de la Tierra Colombia

Quito, Ecuador, 23 al 25 de octubre de 2006.

La última década ha sido una lucha por la sobrevivencia.

Una lucha contra la voracidad de la hegemonía petrolera;

contra la degradación ambiental y social;

contra la avaricia humana, el egoísmo;

contra los vampiros que clavan sus colmillos

en las venas de nuestra tierra y chupan la sangre —el crudo—

y han dejado heridas abiertas para que nosotros y nuestros niños caigamos dentro.

NNIMMO BASSEY

El 25 de octubre terminó la Asamblea de la Red Internacional de Resistencia a la Actividad Petrolera en los Trópicos —Oilwatch—, al tiempo que celebrábamos los 10 años de su constitución. Quienes tenemos la suerte de haber estado desde sus inicios, observamos con satisfacción el crecimiento cuantitativo y cualitativo de la Red. La Asamblea, realizada en Quito entre el 23 y 25 de Octubre del 2006, fue antecedida de varios eventos: un bici toxi tour entre Lago Agrio y Coca; un Tribunal contra la Texaco, y, finalmente, el Foro internacional Petróleo, Derechos Humanos y Reparaciones.

Oilwatch está constituida por organizaciones ambientalistas y locales de África, Asia y América Latina, con una Secretaría Internacional que durante estos 10 años fue asumida por Acción Ecológica de Ecuador.

Lea el texto completo. Asamblea Oilwatch

* Tatiana Roa Avendaño.

Amigos de la Tierra Colombia

En agosto de 2004, fue firmado el contrato petrolero, con el área más grande en la historia petrolera nacional, entre la empresa estatal ECOPETROL, las transnacionales Petrobrás y la Exxón Mobil2. El contrato cuenta con una extensión de 4.4 millones de hectáreas, un amplio territorio delimitado entre Cartagena hasta el sector norte de la Guajira3, un área que representa casi el 50% de la plataforma marina colombiana. De esta manera, la compañía brasilera Petrobrás volvía a aparecer con fuerza en la escena nacional, luego de su último descubrimiento el Campo de Guandó, en el Tolima en el año 2000.´

Lea el texto completo. Petrobras en Colombia

Por David Llistar y Tatiana Roa Diciembre de 2005

Quien ha llegado a Bogotá por el sur recordará los pestilentes olores provenientes del Embalse del Muña que invaden esta región y trascienden decenas de kilómetros. Antaño este lugar fue el sitio preferido de los bogotanos y los pobladores locales para recrearse, no obstante hoy es una cloaca y un ejemplo palpable de las inequidades existentes entre las ciudades y el campo. Esta historia empezó a mediados del siglo XX, cuando se construyó el Embalse para almacenar las aguas de dos microcuencas y con la perspectiva de generar energía aprovechando la fuerte caída del Salto del Tequendama, de ahí que en los sesenta se trasvasaran y bombearan las aguas del río Bogotá para ampliar la generación de energía del sistema energético, sin importar el grave impacto que ello conllevaría a los pobladores de Sibaté.

Lea el texto completo. El caso del embalse del muña