Home

Tatiana Roa Avendaño*. Censat Agua Viva – Amigos de la Tierra Colombia.

Ilustración: Angie Vanessita Cárdenas Roa. Soplo de Luna. http://www.acdesign.tk

Soplo de luna. Angie Vanessita. http://www.acdesign.tk

 

El pasado 17 de marzo, el ministro de Minas y Energía Carlos Rodado informó al país, que la empresa Greystar retiraba la propuesta técnica y la solicitud de licencia ambiental del proyecto Angostura ubicado en el páramo de Santurbán. Esta noticia, sin precedentes en la historia del país, motivó expresiones de alegría de ambientalistas, organizaciones sociales y ciudadanía en general, que habían manifestado su desacuerdo por el desarrollo minero a cielo abierto en pleno corazón de uno de los principales páramos del país y que provee de agua a más de 2,5 millones de personas. No pasaron más de 24 horas, para que la empresa canadiense desmintiera las declaraciones del ministro Rodado y aseverara que no renunciaría a extraer el oro que yace en las entrañas de las altas montañas del Gran Santander, aunque reconocía que su actual proyecto Angostura contenía fallas técnicas y ambientales. La conclusión de su pronunciamiento fue que se dedicaría a la minería subterránea.

La actitud de la trasnacional minera tuvo diversas interpretaciones: algunas personas la vieron como una trampa, mientras otras la consideraron como una señal de un primer round ganado por el movimiento social en defensa del agua. No sólo obligó a la empresa a echar atrás su proyecto emblema, sino también a admitir sus flaquezas y falencias; a su vez, condujo al Ministerio de Minas y Energía a aceptar que no puede adelantarse la minería en páramos y, lo más importante, puso a Colombia a hablar en otros términos sobre la minería y mostró que la solidez de un movimiento con amplio respaldo social y ciudadano son claves en la defensa del territorio. Sin duda, este reverzaso de la minera norteamericana era resultado de la fuerte presión social, algo tenían que hacer si pretendía seguir en la región.

Lo cierto es que el pueblo santandereano ya había tomado una decisión: no conceder la licencia social a la megaminería en el páramo de Santurbán. Esto fue claro con la manifestación masiva del 25 de febrero, cuando más de 30 mil personas marcharon en Bucaramanga bajó una sola consigna: “agua si, oro no”, que sería la cuarta movilización que en menos de un año se presentaba en esta ciudad. También hubo movimiento en Cucutá, Pamplona, Bogotá y Cartagena, ciudades donde los activistas y líderes sociales rechazaron en el marco de la protesta contra Angostura, la política minera del gobierno de Juan Manuel Santos. La lucha por Santurbán abrió el debate nacional sobre la minería y con ello transformó el panorama de los meses anteriores, en los que no parecía existir ningún reparo ante la locomotora minera.

Pero bien. Muchas amenazas permanencen para el páramo, el subpáramo y las formas de vida locales, porque la Greystar permanece en el territorio y porque, además, hay otras empresas con títulos mineros, entre ellas Ventana Gold, que les dan derecho a explorar las montañas de la Provincia de Soto Norte, también en Santander.

No obstante, interesa destacar algunos elementos de las jornadas que condujeron al cambio de posición de la Greystar, que hacen parte del balance positivo con el que hoy cuenta el pueblo de Santander, y en este contexto, los aportes del movimiento del agua en el departamento. Cómo su lucha se constituye hoy en un referente que anima y recrea los diversos procesos de resistencia a la minería, contra el despojo y en defensa del territorio que existen en el país.

 

Sigue texto completo VER: El proyecto Angostura. Sin licencia social

Anuncios

Por: Jaime Moreno Quijano y Tatiana Roa Avendaño

Bogota, Enero 14 de 2011

Ave Fénix. Diseño Angie Vanessita. http://www.acdesign.tk

El 30 de noviembre, un terraplén del Canal del Dique se rompió a la altura de Santa Lucía, y el agua inundó gran parte del sur del Atlántico. Lo ocurrido podría tener mayores dimensiones que lo sucedido en el 2005 en New Orleans al paso del Huracán Katrina. Al menos 4 poblados del departamento del Atlántico quedaron sepultados bajo el agua y seguramente tendrán que ser reubicados. El 5 de diciembre, en Bello, Antioquia, un alud de tierra sepultó un barrio y decenas de personas (se estima que al menos un centenar) fallecieron. A mediados de diciembre, Gramalote un tradicional pueblo de Norte de Santander con 150 años de establecido fue literalmente “comido por la tierra” luego de que una falla geológica saturada de agua se desplazará y lo destruyera por completo. En la Renta (Lebrija, Santander), otra falla geológica que se anegó por las intensas lluvias destruyó más de 3 Km. de la vía entre Bucaramanga y Barrancabermeja, dejando cerrada esta importante arteria vial que comunica el puerto fluvial petrolero con los santanderes. A la fecha de publicada esta nota, la vía seguía sin ser reparada.

 

Lea el texto completo: Crisis ambiental nacional

 

 


8 de Noviembre de 2010

Por Tatiana Roa Avendaño

Feria de la Semilla. I Festival de Expresiones Rurales y Urbanas. Tatiana Rodríguez Maldonado

“Si cuido mi semilla, si defiendo la semilla, aseguro mi soberanía alimentaria, si nos la quitan perdemos no sólo la semilla sino el conocimiento que es lo que nos garantiza la soberanía alimentaria” – Testimonio de campesino de Santa Cruz de Lorica

El 23 de marzo de 2006, durante la 8° Conferencia de las Partes sobre Diversidad Biológica realizada en Curitiba, las mujeres del movimiento internacional La Vía Campesina, realizaron una protesta silenciosa dentro del imponente centro de convenciones para demandar la prohibición de las semillas «terminator» (1). Con este acto, las mujeres querían expresar el sentir y la resistencia de los pueblos a las denominadas “semillas suicidas”. De comercializarse, Terminator evitaría que los agricultores pudieran reutilizar su semilla a partir de sus cosechas, lo que los forzaría a recurrir al mercado de semillas comerciales. La acción de las mujeres y la presión de miles de campesinos que realizaron marchas diariamente frente al Centro de Convenciones logró mantener la moratoria (2) y detener la avanzada de estas semillas, que amenaza a los pueblos campesinos e indígenas.

La modificación genética de plantas para producir semillas transgénicas ha sido condenada ampliamente por los pueblos alrededor del mundo e incluso por instituciones científicas y académicas y por muchos gobiernos por considerarla una aplicación inmoral de la biotecnología.

Lea el texto completo. semillas_transgénicos_tatiana_septiembre 2010

En Lorica!

1 marzo 2010

Mercado de Lorica. Foto: Tatiana Roa Avendaño

Lorica, agosto 2009

Tatiana Roa Avendaño*
“Cuando se extrae el petróleo llora la selva”, dice un jóven estudiante del Liceo Politécnico del Sinú, “eso lo leí en un texto que habla sobre el pensamiento U´wa”, afirma con convicción. “No somos conscientes de lo que estamos provocando en esta loca carrera que no respeta los tiempos de la vida”, continua el muchacho. La idea de un reloj que corre de prisa, de un tiempo que fluye más rápido que los ritmos geológicos resonaba en sus cabezas.
Esta conversación se da una mañana sabatina en un taller con jóvenes de esta institución educativa que forma niños desde el preescolar hasta graduarlos de bachilleres. Su énfasis es la educación ambiental. Él como otros 45 jóvenes participan en un proyecto educativo anual llamado: “energía, comunidad y ambiente”.
Las jovencitas y los jovencitos harán un recorrido, esta próxima semana, desde Lorica hasta Cartagena, visitarán la estación Coveñas del oleoducto Caño Limón Coveñas, la refinería de Cartagena, la zona industrial de Mamonal y otros proyectos industriales. Visitarán también comunidades y territorios afectados por éstos proyectos.
Aprovechando mi tiempo en Lorica, un viejo puerto ribereño, que atrajó una importante migración de origen libanés, cuando se extraían finas maderas hacia Cartagena e incluso Europa, me fui a conversar esa mañana con los jóvenes. Dispuesta con 4 videos cortos, que recientemente realizó Felo, artista cubano (www.behiquealto.com), para Oilwatch (www.oilwatch.org), en el marco de la Campaña del Yasuní, para “dejar el crudo en el subsuelo”.
Las preguntas y las reflexiones de los jóvenes, me sorprendían gratamente. “Mantener el crudo en el subsuelo?”, se pregunta otro jóven. “Por supuesto”, responde una jovencita, “por qué tenemos que vivir a costa del territorio y la cultura de otros, tenemos que pensar en transformar nuestras vidas”, expresa con certeza. “Pero, cómo?” se pregunta otro. “No tengo respuesta pero es necesario, estamos destruyendo el planeta”, plantea la niña, “es claro que los pueblos indígenas y campesinos son los que sufren de los proyectos energéticos”, afirma categóricamente. “O sino, quien puede vivir con ese “lago” de petróleo apestoso que vivimos en el video”, concluye otro.
Preguntas, reflexiones, propuestas van surgiendo entre estos adolescentes, en la medida que vemos el material audiovisual. Uno a uno, expresan sus preocupaciones.
Urrá, U´was,  emberá,  petróleo,  consumo, territorio, naturaleza, ciclos naturales, dinámica hídrica, son palabras que mencionan con seguridad, con conocimiento, están llenas de contenido, no son jóvenes que ignoren lo que pasa en su país, en su región, hablan del río, de los conflictos ambientales, de la energía, con una propiedad que asombran.
En medio del debate, Encho, un quinceañero ecologista y bailarín de ritmos de su región, repite recogiendo un pensamiento que vemos en uno de los videos:  “nunca la noche fue más oscura que al amanecer”. No hay duda, con jóvenes así, es posible que estemos próximos a reaccionar y cambiar la ruta.

Fotografía: Recorrido por la Amazonia Ecuatoriana. Angie Vannesa Cárdenas Roa

Por Tatiana Roa Avendaño

Publicado en Petropress editado por Cedib (Cochabamba – Bolivia) http://www.cedib.org/

El pasado 2 de diciembre, en Corferias, en Bogotá, en el marco de la primera versión de Colombia Petroleum Show, el gobierno colombiano, a través de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) lanzó la Ronda Colombia 2010, que consiste en una agresiva oferta de bloques, en todo el territorio nacional, para la exploración y la explotación de petróleo.

Baje el texto completo colombia_petropress

*Tatiana Roa Avendaño – ambientalista 19 de enero de 2010

Ilustración: Niño del Pacífico, Angie Vanessa Cárdenas Roa http://www.acdesign.tk

Publicado: Desde Abajo No. 153 “Cambio climático. ¡Nos quemamos! Enero 20 – febrero 20 de 2010 http://www.desdeabajo.info


Copenhague pasó y dejó una gran decepción entre quienes han creído en las negociaciones climáticas iniciadas en Río de Janeiro hace casi dos décadas. Por el contrario, lo sucedido no hizo más que confirmar el por qué de nuestro excepticismo con estos certámenes. Pero ¿Por qué no avanzaron las negociaciones? ¿Qué rol asumió el gobierno colombiano? ¿Qué expectativas y preocupaciones surgen luego de la COP 15? ¿Hay otros caminos?

Luego de varios días de sesiones, la Décimoquinta Conferencia de las Partes sobre Cambio Climático (COP 15) terminó con un lánguido acuerdo presentando al final de la cumbre, por los Estados Unidos y concertado algunas otras gobiernos, entre ellos China, India, Brasil, Sudáfrica. El “Acuerdo de Copenhaguen” no contempla metas ni compromisos vinculantes. Claramente lo expresó Obama ante un grupo de periodistas: “las negociaciones que tuvieron lugar hoy aquí no nos comprometen legalmente a nada”. En esta forma, se le daría “jaque mate” a esta última fase del proceso de negociación, corroborando que no existen mayor interés por parte de los países responsables del cambio climático en aceptar las transformaciones que se precisan para “enfrentar” este gran problema global y, por el contrario, se seguirán promoviendo falsas soluciones fundamentadas en el mercado, haciendo de la atmósfera, el aire y las selvas una mercancía para los negocios “verdes”. Haciendo “más grave el remedio que la enfermedad”.

La delegación oficial de Colombia no ha estado ajena a esta lógica. En vez de presentar iniciativas que detengan la amenaza que ya se siente en nuestro territorio nacional (por su geografía, su posición como país ecuatorial y una importante extensión sobre los mares, es altamente vulnerable) ha optado por respaldar los mecanismos de mercado. La posición oficial de Colombia se pliega a la posición dominante para acceder a los fondos económicos que promueven la Convención y el Protocolo de Kyoto.

En Copenhague, como en otros temas de la política latinoamericana, Colombia estuvo en total contravía de otros países de la región que no sólo hicieron una importante crítica a esta mirada mercantil del problema climático sino que llevaron propuestas novedosas para enfrentarlo. Ecuador con la Iniciativa Yasuní; y Bolivia que demandó el reconocimiento de la deuda climática y propusó un Tribunal por la Justicia Climática, ideas surgidas desde los pueblos de los dos países.

Lea el texto completo. Copenhaguen – cambio climático – 2010_ Tatiana


COMUNICADO COMISIÓN NACIONAL EN DEFENSA DEL AGUA Y LA VIDA

POR CUENTA DEL FENÓMENO DEL NIÑO  DESAPARECERÁ EL  CONSUMO COMPLEMENTARIO

3 de enero de 2010

Niño Embera. Navegación por el Sinú y Encuentro Latinoamericano contra las Represas. Sinú, 2008. Fotografía: Daniel León

Las sanciones al consumo de agua, anunciadas por el Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial y la Comisión Reguladora de Agua Potable a finales del 2009 y comienzo de enero de 2010, mediante decreto, han quedado en suspenso, al parecer, por la resistencia inmediata que generó en los usuarios y las organizaciones sociales, que consideraron la medida como inmediatista  además que oculta la ineficacia de la política ambiental del gobierno nacional, dedicado al mercantilismo del agua.

Las medidas propuestas modifican el régimen tarifario de acueducto al variar los topes establecidos en la escala de los consumos básico, complementario y suntuario; recordemos que el básico va de 0 a 20 metros cúbicos , el complementario de 21 a 40 metros cúbicos y el suntuario de 41 metros cúbicos en adelante.  La sanción al despilfarro de agua elimina el consumo complementario y disminuye el tope para alcanzar el consumo suntuario. Es decir, que a partir de enero de 2010, el consumo “suntuario” se empezaría a pagar desde los 28 metros cúbicos en tierra fría, 34 en tierra templada y 35 metros cúbicos en tierra caliente.

Esta medida mercantilista solo beneficiará a los empresarios y contratistas que hoy operan y administran la gran mayoría de las empresas de acueducto y alcantarillado del país, al  no establecerse con claridad cual es la destinación de los mayores ingresos que obtendrán las entidades producto de esta medida, que castiga a los usuarios más pobres que viven en inquilinatos y a las familias que tienen más de 4.2 miembros. De esta manera, so pretexto del ahorro de agua, se incrementa su costo para las familias, al tiempo que se premia a los empresarios, por ejemplo a los agroindustriales, quienes no solo son los mayores consumidores de agua dulce, en porcentajes cercanos al 60%, sino también los responsables de la contaminación del recurso hídrico y la destrucción de importantes ecosistemas por tala de bosques y desecación de humedales.

El Comité Nacional en Defensa del Agua y la Vida, promueve el uso racional del agua y una verdadera política ambiental para la recuperación, mantenimiento y protección de los ecosistemas esenciales al ciclo del agua y en este sentido, reitera al Congreso Nacional la necesidad de respaldar el Referendo del Agua elevando al orden constitucional todas las disposiciones que éste contiene, asegurando las herramientas que requiere el Estado para declarar la urgencia manifiesta para la restauración, recuperación y preservación de los glaciares, páramos, alta montaña, cuencas y microcuencas, con el fin de asegurar agua suficiente para todos los colombianos y colombianas.

El Comité Promotor del Referendo del Agua como Derecho Humano Fundamental, rechaza el oportunismo asumido por el gobierno nacional en cabeza del MAVDT y la CRA, ante la crisis hídrica que ocasiona el fenómeno del niño y comparte la posición que en este sentido asumió la Procuraduría General de la Nación, de adelantar procesos pedagógicos sobre ahorro eficiente y uso del agua a nivel nacional, que permita a los usuarios de los servicios de acueducto y alcantarillado conocer las implicaciones y el impacto que está teniendo en el país el fenómeno del niño,  así como los alcances de la decisión de sancionar los altos consumos de agua antes de su aplicación. También que permita valorar las posibilidades que se tienen de contribuir en la atenuación de los efectos de este  fenómeno ambiental y la revisión de todas las concesiones de agua otorgadas por las autoridades ambientales en los últimos años.

De manera propositiva, más de 2 millones de colombianos vienen promoviendo el Referendo en defensa del agua como derecho humano fundamental y bien público y en procura de medidas contundentes en materia ambiental para garantizar el acceso al agua de todos los seres vivos y evitar la aplicación de medidas como la que nos ocupa, que atentan contra el bienestar de los más pobres y distraen la necesidad de tomar medidas urgentes para proteger los ecosistemas esenciales al ciclo hidrológico.

Cordialmente,

Rafael Colmenares, ECOFONDO, Vocero del Comité; Oscar Gutiérrez, UNIÓN NACIONAL DE USUARIOS DE LOS SERVICIOS PÚBLICOS; Tatiana Roa Avendaño, CENSAT Agua Viva – AMIGOS DE LA TIERRA; Javier Márquez , PENCA DE SÁBILA ; Martha Cañón AVOCAR; Rodrigo Acosta CUT; Héctor Gañán ONIC; Cristo Miranda ACUEDUCTOS COMUNITARIOS; Humberto Polo C. SINTRAEMSDES

Mayores informes: http://www.ecofondo.org

Teléfonos:  1- 6913442, Bogotá / 4-2846868, Medellín