Home

 

*Tatiana Roa Avendaño

"Cabellos de Vida". Angie Vanessita Cárdenas Roa http://www.acdesign.tk

Temíamos que llegarían pocas personas a la tertulia, no era para menos, en la tarde un tremendo diluvio había dejado el centro de Bogotá totalmente anegado. Sin embargo, a partir de las 5:30 de la tarde, empezó a llegar la gente, y las sillas vacías eran cada vez menos. Al final, incluso algunas personas debieron permanecer de pie. No imaginamos que la tertulia: AGRO 05 (Red de Agricultura Urbana), que realizarían Daniel Bernal e Ivan Quiñonez del Colectivo La Creactiva1 convocará tanta gente. Lo cierto fue que llegaron dirigentes sociales de varias localidades, estudiantes de diversas universidades, profesores universitarios, campesinos, ambientalistas de Bogotá, todos ellos interesados en conocer de qué trataba AGRO 5, qué nos irían a proponer dos jóvenes arquitectos que de manera atrevida se plantearon realizar una tesis sobre agricultura urbana nada menos que en la Escuela Arquitectura y Urbanismo de la Universidad Nacional de Colombia. El salón casi siempre frío, esta vez lleno se tornó más cálido haciendo más grata la conversa. En la Localidad de Usme, con el apoyo de dos importantes procesos sociales de la ciudad: Plataforma Social Usme y la Red de Agricultores Urbanos Usme y, junto a la comunidad de la UPZ 59 “Alfonso López”, estos dos jóvenes decidieron “indisciplinarse” y explorar las rutas y los métodos a través de los cuáles las familias de este sector popular, mayoritariamente de origen campesino, desarrollan actividades de agricultura urbana y realizar una propuesta metodológica para construir una Red de Agricultura urbana. ¡Tremenda osadía! Seguramente en su Facultad, en los espacios formales, Ivan y Daniel nunca escucharon hablar sobre las diversas formas de producción agrícola, menos aún de agroecológica, ni de productividad, ni de sistema de riego, ni de cosechas de agua, ni de manejo de residuos orgánicos. Sin embargo, se atrevieron a estudiar estos asuntos ajenos a su formación y buscar así conjugar la planeación urbana, el urbanismo y el paisajismo, con las propuestas alternativas que la gente en los barrios populares se plantea para enfrentar un asunto esencial como la producción de alimentos en la ciudad. Daniel e Ivan indagaron sobre las diferentes experiencias de la gente de Usme, en sus patios, jardines, terrazas, espacios públicos y a partir de allí elaboraron una metodología para la implementación de la agricultura urbana en los sectores periurbanos de Bogotá. En su propuesta consideraron también la ronda del río Tunjuelo, el borde del Parque Entrenubes y los diversos espacios públicos que podrían contribuir a la producción de alimento en la ciudad. A partir de allí, elaboraron una propuesta para la conformación de una red que busca propiciar la autonomía, la organización social, la soberanía alimentaria, la autogestión y la defensa ambiental de las comunidades, proponiendo diferentes estrategias para la apropiación y uso de espacios para cultivar y explorar diferentes formas de comercio. Su interés, hacer propuestas de políticas públicas que tengan en cuenta la agricultura urbana en su componente social y ambiental para la planificación de la ciudad. Las preguntas fueron muchas, las sugerencias bastantes, los reconocimientos inmensos. A nadie dejó de sorprender que este importante asunto de la producción de alimento en las ciudades, pudiera animar a los jóvenes arquitectos. Para Martín un campesino desplazado de una región colombiana, el trabajo de los jóvenes le “dejo muchas inquietudes”, sobre todo, insistió, “para mí, más que para ustedes (…) es mirar desde otro ángulo lo que intentamos hacer como campesinos en la ciudad, es mirar más allá de nuestro pequeño huerto…”. Daniel e Ivan quedaron encantados. “No nos importa que nos critiquen, al contrario nos sirve, nos ayuda a continuar el camino”,dijeron. Porque para ellos, Ivan y Daniel, pero también para su grupo, no se trataba simplemente de realizar una tesis de grado. Para ellos es la posibilidad de continuar aportando y construyendo con las organizaciones con las que trabajan, alternativas para vivir en la ciudad.

Anuncios

Por: Tatiana Roa Avendaño

Quito, 2009

Fotografía: “Ofrenda de alimentos” La Yumbada (Cotocollao- Ecuador), comida ofrecida a todo el pueblo por el prioste, junio 2009.

Qué significa persistir en el callejón de la muerte? En el desierto de la sal cómo se puede florecer? En el mar del no pasa nada hay vestido para morir? Cuando ya se fueron los huesos quién vive en el polvo final? Pablo Neruda

Ofrenda de alimentos. Cotocollao, Ecuador

El primero de mayo de 2008, las múltiples manifestaciones asiáticas que celebraban el Día de los Trabajadores tuvieron como eje central la denuncia del incremento exagerado de los precios de los alimentos. De Yakarta a Estambul, pasando por Tokio, Singapur y Bangkok, los trabajadores desfilaron por las calles, exigiendo sueldos más altos para enfrentar las penurias por los elevados costos de los alimentos.

Lea el texto completo. Crisis alimentaria. amenazas y riesgos

* Tatiana Roa Avendaño Quito, 6 de abril de 2009

introducción

Tienda agroecológica Asprocig. Lorica, agosto 2009

A inicios del año 2008 ya nadie se atrevía a negarlo, al lado de otras crisis, la humanidad estaba sufriendo también una crisis alimentaria. No era para menos, cada vez grandes masas de la población pasan el día con una sola comida, los niveles de subnutrición crecen, los precios de los alimentos están por las nubes, la producción alimentaria se destina a otros fines. Algunos años atrás, grandes extensiones de tierras que antes se dedicaban a la producción de alimentos para los seres humanos fueron desplazadas para producir alimentos para animales o para generar agrocombustibles. Además, los acelerados procesos de urbanización cubren con asfalto y cemento suelos ricos en nutrientes que anteriormente producían alimentos.

Lea el texto completo. Crisis alimentaria crisis de desarrollo

Por Tatiana Roa Avendaño
e-mail: totuma07@yahoo.com
Cargando sobre sus hombros sus banderas fueron llegando al paraninfo de la Universidad Andina Simón Bolívar, cientos de hombres y mujeres: campesinos, afroecuatorianos e indígenas, ellos y ellas vestían con orgullo y elegancia sus atuendos tradicionales, en sus rostros se notaban una inmensa alegría y no era para menos, venían a celebrar los 40 años de existencia de su organización, la Confederación Nacional de Organizaciones Campesinas, Indígenas y Negras (FENOCIN) por sus 40 años de existencia.
Los orígenes de la Fenocin se remontan a la década de los sesenta del siglo anterior, cuando a través de manifestaciones sociales protagonizadas por indígenas y campesinos del país buscaban presionar a los sectores oligárquicos y al Estado por la aplicación de la Ley de Reforma Agraria expedida por esos años. Desde entonces la organización ha evolucionado hasta que asumió formal y legalmente el nombre de FENOCIN. Luego de muchos esfuerzos es hoy una organización madura, que enfrenta los retos que le exigen las circunstancias actuales. Incluye en su seno a 52 uniones que agrupan a más de 1.300 organizaciones y comunidades de base, 200 mil familias y tiene presencia en 18 provincias del Ecuador.
No estaban solos para conmemorar, campesinos y campesinas venidos de las hermanas repúblicas de Brasil, Venezuela, Perú, Colombia y Bolivia, miembros de la Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo CLOC y de la Vía Campesina les acompañarían. Del 28 al 30 de noviembre, en medio de debates, de fiesta y de feria celebrarían junto con sus invitados estas cuatro décadas de esfuerzos, de luchas y de esperanza. Recordarían a sus martires, intercambiarían experiencias y debatirían con prestigiosos lideres y liderezas sociales además de importantes intelectuales sobre los temas del campo. En un parque público una Feria Agroecológica campesina sería el espacio para hacer participes al resto del pueblo quiteño de sus productos, sus enseñanzas y sus saberes.
La instalación de este bello homenaje fue acompañado por el rector de la Universidad Andina, el historiador Enrique Ayala, el presidente de la FENOCIN Luís Andrango Cadena y otros compañeros latinoamericanos, el debate no paraba, el llamado para dar seguimiento a la Ley de Soberanía Alimentaria que en estos días comenzará a discutirse en la Asamblea Legislativa fue el tema y la preocupación central. “La soberanía es nuestra vida, hay puntos en los que no cederemos porque en la ley nos estamos jugando nuestro futuro”, dirían todas y todos.
La Fenocin celebró sus 40 años de existencia con las cantos, las consignas y los sueños de esas mujeres y hombres que aspiran con un país más justo, este país para del Sumak Kawsay, con las voces campesinas que claman por la unidad y la lucha de los pueblos, con la reivindicación de una reforma agraria justa y necesaria, con la esperanza de que sean tiempos de Soberanía Alimentaria, que sean tiempos de unidad.

* Tatiana Roa Avendaño y Jessica Toloza

Publicado en Agrocombustibles. Llenando tanques, vaciando territorios.  Proceso de Comunidades Negras –PCN – Censat Agua Viva

Bogotá (2008)


“Una sola golondrina no llama agua” Juan Ventes

Portada Libro Agrocombustibles: Llenando tanques vaciando territorios

El viaje no acaba aún. Pareciera que la navegación por el Pacífico Sur culminó con las últimas actividades realizadas en Tumaco. Sin embargo, los debates, discusiones y denuncias que se generaron en medio de la presentación y advertencia sobre los megaproyectos, que marginan y desangran los territorios, han hecho de esta campaña por la vida y la libertad un encuentro con los rezagos de la esclavitud y la marginación vigente. Íbamos como aves migratorias, de puerto en puerto, escuchando un mundo adolorido. Concientes de que el relato debía ser confirmado por los protagonistas de este escrito: hombres y mujeres campesinas, víctimas de la injusticia y el atropello, pero alegres como la vida.

Lea el texto completo. Dinámica de una resistencia cantada