Arpillería. Ejercicio de memoria Ríos Vivos Santander. Archivo Censat Agua Viva

Tatiana Roa Avendaño, Translated by Laura Beratti

During the last few years, arguments have been put forward to defend the aggressive territorial occupation by oil companies, even in places with no extraction history. Throughout 2016, the importance of oil development in the post-conflict period was emphasized by both president Juan Manuel Santos and the management of Ecopetron and other companies, as well as the Ministry of Mines and Energy. However, during the last few months, the development of community initiatives has managed to stop some extractive projects by articulating different mobilizations, legal, advocacy, and communication strategies, thus thwarting the oil sector.

After the popular consultation in Cumaral–Meta, where, on June 4, 97% of voters decided to ban “seismic exploration, exploratory drilling, and hydrocarbon production activities” in their municipality, the debate became even more heated regarding local participation in deciding over matters related to the so-called Locomotora Minero–Energética (the “mining-energy locomotive”).1 On the same day of the consultation, the president of the Colombian Petroleum Association (ACP), Francisco José Lloreda Mera, disregarded the results, and even before he had stated that “the Colombian oil industry is seriously threatened.”

This article is intended to describe the different positions around peacebuilding in Colombia.

Extractivist Pax

During the II Congress of the Colombian Petroleum Association, which took place in the last week of September, 2016, at the time when the Peace Agreement between the government and the Revolutionary Armed Forces of Colombia (FARC) was signed, Francisco José Lloreda Mera pointed out that “the future of the country is intertwined with that of the [oil] industry” and the contribution made by the sector “is essential to ensure a stable and lasting peace.” In his presentation Hidrocarburos y paz: una ventana de oportunidad (Hydrocarbons and Peace: a Window of Opportunity) he stressed that the new, post-conflict economy must be “additional and complementary to, and not a replacement for, the oil economy.”2 His argument is based on the fact that the oil sector has been the financial support for the country’s fiscal sustainability. With the oil barrel at a price of up to 100 US dollars —between 2010 and 2014— and with production (extraction) peaks of up to one million barrels a day, the Colombian economy became dependent on mining-energy, particularly oil, revenues.

For Lloreda Mera, in “times of peace” goals should be more ambitious: production should double, or even quadruple, by extending exploration to new extractive frontiers, particularly off-shore and in the Amazonia, in order to increase reserves, since now they are enough for the next 5 or 6 years at the current extraction rate. And of course, this can only be achieved by improving conditions for investors. This is the thinking of the minister of Mines and Energy Germán Arce Zapata. He believes that “once peace is achieved, those conflict areas which are difficult to access will be places where hydrocarbon, mining, and energy projects will come true.”3

What has been stated by Lloreda Mera and Arce Zapata confirms the concerns of certain social sectors of the country, which have expressed that the Colombian government is not actually interested in overcoming the structural causes of the conflict, but in opening those areas to foreign investments. Maristella Svampa calls it “extractivist pax” and warns that, as it is conceived by dominant groups, “it would imply nothing but the radicalization of war through other means (higher criminalization, more environmental advocates being murdered, strengthening of the chain of violence).”4

The interests of companies and governments which have bet on the extractivist pax are against the aspirations of wide sectors of the Colombian society who yearn for peace hoping to build a country on new democratic foundations and with greater social and environmental justice. But it is not —and will not be— easy for them. This has been clear since 2015, as many municipalities have promoted and performed popular consultations and/or municipal agreements to stop the progress of extractive projects in their areas. Three of the consultations directly affect oil projects: Tauramena (Casanare), Cabrera (Cundinamarca), and Cumaral (Meta), which has resulted in a broad political and legal debate between communities, courts, environmentalists, businesspeople, and the national government. The truth is that the national government’s extractive project planned for the post-conflict economy is being threatened. The government has even refused to discuss this project with the insurgent groups, and is currently considering how to stop the rise of participatory democracy.

The extractive sector in the Colombian economy

Promoting a new extractive cycle for more than a decade has led to a dependence on the sector’s revenues. Uribe’s governments (2002–2006; 2006–2010) and Santos’ governments (2010–2014; 2014–2018, currently in office) have offered extensive benefits to foreign investors, which caused a rise of extractive projects, also favored by high oil and mineral prices during the early 21st century. Now the mining-energy sector accounts for 7% of the GDP and about 50% of exports. Until 2014, oil exports alone accounted for 52.79%, but in 2015 they decreased to 35.9% of the country’s total exports.5

In fact, the Extractive Industries Transparency Initiative (EITI Colombia) report carried out by the Ministry of Mines and Energy (2017) highlights that the decrease in the prices of oil and other minerals seriously affected the sector and represented a decrease in the country’s revenues from taxes and royalties. “Tax collection decreased by 34.8 %, and royalties collection, by 10.7 %,” which amounts to approximately USD 3 billion a year, while direct foreign investment decreased by 35% in 2015 in the hydrocarbons sector and 66.3% in the mining sector.6

In 2013, in a document prepared by the National Economic and Social Policy Council (CONPES), Conpes 3762: Lineamientos de Política para el desarrollo de Proyectos de Interés Nacional Estratégico (Pines) (Policy Guidelines for the Development of Strategic Projects of National Interest) the national government identified more than 250 investment projects of the transportation, energy and mining, and hydrocarbons sectors. Twenty one strategic initiatives were prioritized for the hydrocarbon sector: seven for exploration, one with five offshore blocks, five projects related to unconventional deposits, five production projects, one midstream project, and three downstream projects.7

The Strategic Projects of National Interest (Pines) are intended to reduce the number of procedures and processes for environmental licensing, acquisition of plots of land, and prior consultations. “Since 2015, Colombia’s National Hydrocarbons Agency (ANH) has made the oil companies’ investment commitments even more flexible. One of the favorable measures was to create project postponement conditions and to make it easier to go from a technical assessment contract to an exploration contract, allowing companies to avoid certain procedures and save time. In addition, the scheme of oil auctions or rounds which were performed every two years was replaced by a more flexible system by which companies can contract blocks with the ANH more often.”8 The rise of the extractive model not only favored companies, but also regional and national groups of power which have continued to offer guarantees to foreign investors.

Mobilization against the extractive model

The increase in extractive projects has exacerbated socio-environmental conflicts, and several territorial defense processes and a significant citizen mobilization were triggered. There may be two explanations. Firstly, the environmental crisis suffered by the territories, particularly where extractive projects have already been developed: Meta, Casanare, Guajira, and Cauca, which has set off the alarms about new projects. Secondly, the extension of the extractive frontier towards other territories has triggered concerns in locals, who have never imagined having projects of this nature, which even require using new, more aggressive technologies with a heavier consumption of energy, materials, and water, thus generating a growing concern in those territories.

Based on the map prepared by the Environmental Justice Organizations, Liabilities and Trade (EJOLT) project, more than 115 socio-environmental conflicts have been recorded in Colombia, most of them due to extractive projects. The database of the Center for Research and Popular Education (CINEP) has also warned about the socio-environmental conflicts that are becoming increasingly important, now accounting for 30% of the cases recorded in the country. This confirms that mobilization for socio-environmental justice has been growing, with important victories achieved. An example of this is that all the popular consultations that have been made have been won9and the use of citizen participation mechanisms rose over the past year, with more than 40 being processed, in addition to popular initiatives. On the other hand, municipal authorities and councils have made municipal agreements to prohibit extractive projects in the municipalities of Antioquia, Huila, and Caquetá.

The government and companies have tried to disregard the results of these consultations, while, on the other hand, the environmental policy action has managed to spark off an important national debate, which has received interesting responses from the high courts. In August 2016, the Constitutional Court issued the ruling T-445-16 by which it ratified the territorial entities’ sovereign decision to regulate the use of land and ensure environmental protection, “even if exercising such prerogative leads to prohibiting the mining activity.”10 This decision was ratified in the first week of June by the Council of State.

The growing mobilization for environmental justice is certainly questioning the government’s current extractive model, which represents the notion of peace it tried to impose through the peace agreement signed with the FARC. This mobilization has invigorated numerous sectors of the country, including environmentalists, workers, educators, farmers, indigenous people, Afro-Colombians, who spoke out on June 2nd, when more than 200,000 people in cities such as Ibagué, Bucaramanga, Bogotá, and Armenia, and over 25 municipalities in Tolima, Caquetá, Quindío, Meta, and Santander, joined the IX Carnival Parade in Defense of Water, Life, and Territory. This year not only the victory of Cajamarca’s popular consultation was celebrated, but Cumaral’s consultation, two days later, received wide support. The conflict between the extractivist pax and peace with social and environmental justice is sharp. We have yet to see how things turn out.

A tailor made fast-track for companies

The heavy dependence on oil revenues has led the government to grant more and more privileges to foreign companies. On May 26th, the president of the Republic issued Legislative Decree No. 883 modifying tax reform Act 1819/2016, to include mining, hydrocarbon exploitation, and port companies —major taxpayers— in the benefits laid down in such law. This Decree-Law authorizes companies of said sectors “to pay up to 50% of the income tax and complementary taxes, by allocating this value to direct investment in executing socially significant priority and feasible projects in different municipalities located in the Zones Most Affected by the Armed Conflict (ZOMACs), which have been approved by the Territory Renewal Agency (ART) and the National Planning Department (DNP).”11

This decree is part of another series of measures, called “fast-track,”12 intended to facilitate and ensure the implementation and regulatory development of the Agreement between the national government and the Revolutionary Armed Forces of Colombia. The government’s argument is based on the connection with Point 1 of the Final Agreement, which stresses “the relevance of investments in road, irrigation and drainage, electricity and connectivity, and healthcare infrastructure,” and Section 1.2, which “points out that in the zones affected by the conflict, a structural transformation of the rural area and sector and a fair relationship between the rural and the urban areas must be achieved. To this end, among other goals, development and integration of the regions which have been abandoned and struck by the conflict must be ensured, by implementing progressive public investments.”13

Or, to put it in different terms, the government would be using extraordinary powers to disregard the Congress decision made by late 2016, in order to grant benefits to foreign investors. This is because no additional payment is being generated by the companies, but they are being enabled to pay up to 50% of the income tax and complementary taxes by allocating that money to executing works in the ZOMACs, money which should flow into the state’s coffers. In other words, functions of collection and execution of public funds coming from taxes are being delegated to private companies.

This article was originally published at Observatorio Petrolero Sur. Translated and published with permission.

End Notes:

[1] Author’s note: This is how Juan Manuel Santos’ government called a massive exploitation project for mining deposits and energy developments as the backbone of his plan to boost the economy of the country.

[2] Lloreda Mera, F 2016, Hidrocarburos y paz: una ventana de oportunidad, in II Congreso de la Asociación Colombiana del Petróleo, September 26, Bogotá. Viewed in http://www.congresoacp.com/congreso2016/images/apertura/intervencion__congreso_acp2016_.pdf

[3] Portafolio 2016, Los retos de la economía tras el fin del conflicto, August 24, Bogotá. Viewed in http://www.portafolio.co/economia/retos-dela-economia-colombiana-tras-el-acuerdo-depaz- 499846

[4] Svampa, M 2017, “Prólogo,” in Roa Avendaño, T et al (Coord.) 2017, Como el agua y el aceite, Conflictos socioambientales por la extracción petrolera, Censat Agua Viva, Bogotá.

[5] Ministerio de Minas y Energía (MME) 2017, Informe Eiti Colombia, Vigencias fiscales 2014 y 2015, Government of Colombia, Bogotá, pp. 22-23

[6] Ibid., p. 11.

[7] Ibid., p. 54

[8] Roa Avendaño, T et al (Coord.) 2017, Como el agua y el aceite, Conflictos socioambientales por la extracción petrolera, Censat Agua Viva, Bogotá.

[9] Author’s note: Since 2015 seven popular consultations have been performed, two of which prohibit hydrocarbon projects (Tauramena-Casanare and Cumaral-Meta), four prohibiting mining projects (Piedras, Cajamarca-Tolima, Arbeláez-Cundinamarca, and Pijao-Quindío), and one in Cabrera (Cundinamarca) which prohibits any type of mining-extractive projects.

[10] Corte Constitucional 2016, Sentencia T-445-16, Bogotá./ — (2017). Sentencia T-622-16, Bogotá.

[11] Voces por Colombia 2017, citizen intervention on the occasion of the automatic review of constitutionality of Decree-Law no. 883 dated May 26, 2017, “by which Act 1819 of 2016 is modified in order to include mining and hydrocarbon exploitation companies so that they can pay taxes by means of works”. Unpublished.

[12] Author’s note: In order to enter into or put into practice the peace agreement signed by the Colombian government and the FARC, a number of laws and constitutional reforms are required. Therefore, through a legislative act (No. 1 of 2016), the “fast track” was established. This is a mechanism which reduces the number of debates in Congress to approve laws and constitutional reforms, and confers extraordinary and exceptional legislative powers to the President. The decree’s term period is 180 days after the Legislative Act effective date.

[13] Ministerio de Hacienda y Crédito Público 2017, Decreto Ley 883, Government of Colombia, May 26, Bogotá.

[14] Voces por Colombia 2017.


Fotografía: Plantón contra el fracking en Colombia. Tatiana Roa Avendaño

Durante los últimos años se han esgrimido argumentos para defender la agresiva ocupación territorial que están haciendo las empresas petroleras, incluso en territorios sin historia de extracción petrolera. A lo largo de 2016 fue reiterada, tanto por el presidente Juan Manuel Santos, por como los directivos de Ecopetrol y otras empresas, y el Ministerio de Minas y Energía, la importancia que tendría el desarrollo petrolero en el posconflicto. Sin embargo, durante los últimos meses el desarrollo de iniciativas comunitarias han logrado detener algunos proyectos extractivos, utilizando una articulación de diversas estrategias de movilización, legales, incidencia política y comunicación, poniendo en jaque al sector petrolero.

Ver documento completo en archivo


arbol primer premio

Ilustración de Angie Vanessita Cárdenas Roa.


Este artículo fue publicado en la Revista Semillas No. 63/64

Artículo autoría de Tatiana Roa Avendaño1


A la finca de don Luis, un agricultor de Betulia, Santander, llegaron en desbandada miles de aves y animales hambrientos que tuvieron que huir de su hábitat cuando se llenó la represa construida en el río Sogamoso y con ellos se inundaron, en junio de 2014, más de 7 mil hectáreas del valle del río. La represa los desplazó. Ahora, las aves se comen el maíz que siembra el agricultor y los cerdos salvajes, como otros animales silvestres, acaban con la guanábana, el cacao, el banano, la naranja, la mandarina, la papaya o cualquier otro fruto que encuentren en su camino.

Don Luis ha tenido que adaptar sus cultivos para enfrentar el desplazamiento de los animales y también los cambios de temperatura y humedad que provoca el embalse de la represa, más conocida como Hidrosogamoso. El asunto es, según él mismo explica, que las flores y los frutos de las plantas se caen tempranamente por esos cambios, de manera que se pierde gran parte de su producción.

Caminamos con él por su finca, ubicada en las estribaciones de la Serranía de los Yariguíes. En ella, aún pueden observarse vestigios de caminos, seguramente indígenas, pero que hoy llevan el nombre de Lenguerke, un alemán contratado, por el Estado colombiano, en el siglo XIX para que abriera trocha hacia el río Magdalena. Los caminos se hacían con el fin de abrir nuevas rutas para el comercio fluvial, de facilitar la extracción de madera, pieles y otros bienes naturales de las selvas que cubrían el valle del río y era, territorio del pueblo indígena Yareguie o Yariguíaa.

La finca de don Luis es hermosa. Gran parte de ella es “montaña”, como llaman los campesinos a los terrenos de selva aún sin colonizar y alrededor de la casa donde habita se pueden observar diversos cultivos de cacao, con multitud de colores en sus frutos; también aguacates, plátano y muchos frutales.

La familia Ortiz, también de Betulia, cosecha aguacate, cacao, café, naranja, mandarina y otros frutales, pero también ha visto decaer la producción de aguacate: de 500 canastillas que sacaron en la cosecha de 2014, se redujo a 80 el siguiente año y este 2016, al parecer, la cosecha será aún menor.

Igual que don Luis y la familia Ortiz, otras miles de los municipios de San Vicente, Betulia, Zapatoca, Lebrija y Girón están padeciendo la hidroeléctrica construida durante los últimos diez años, que inició operación en 2014 y es propiedad de la empresa Isagén, antes estatal y hoy, en manos también privadas.

Hidrosogamoso fue transformando el paisaje desde el comienzo, impidió la pesca y el tránsito libre por el río, destruyó quebradas y contaminó las aguas. Además, durante el tiempo de construcción, llegaron miles de personas al territorio, por las promesas de empleo. Como consecuencia del proyecto se subió el costo de vida (arriendos y productos básicos), y se instalaron en la zona la drogadicción, la violencia y la prostitución.

Estos primeros párrafos son una antesala a lo que persigue este artículo: describir los conflictos y problemáticas provocados por el proyecto Hidroeléctrico Sogamoso y las formas como la gente se organiza para permanecer en su territorio.

Modelo extractivo – exportador

El caso de Hidrosogamoso, ilustra la forma como el sistema económico que domina hoy en el planeta ha ido subordinando las formas de vida rurales debido a que en él las aguas se entienden como un recurso natural indispensable pues puede proveer energía y al tiempo acumular el bien hídrico, de manera que garantiza los modelos de producción y consumo de la sociedad occidental.

En la actualidad, el fenómeno del desplazamiento ambiental o por “desarrollo” provocado por represas es considerado la causa de mayor desplazamiento en el mundo.

En Colombia, las represas han transformado de raíz los paisajes, las culturas, los medios de vida y la economía de extensas regiones. La disminución en la producción pesquera nacional tiene que ver con la construcción de hidroeléctricas en los principales ríos del país, de donde provenía la profunda riqueza íctica. Y no solo se perdió volumen, sino diversidad. Muchas especies endémicas están desapareciendo.

El atlas Ejatlas (https://ejatlas.org/), que coordina el ecologista catalán Joan Martínez Alier ha registrado 120 conflictos socioambientales en Colombia, lo que evidencia que en el país, al igual que en otros países del continente, se vive una vertiginosa carrera para impulsar el modelo extractivo-exportador a nombre del crecimiento económico. Maristela Svampa (2011: 183), considera que esta nueva fase del modelo neoliberal se impulsó luego de que previamente se crearan las bases legales e institucionales que garantizaron la institucionalización de los derechos de las transnacionales, así como la aceptación de la normatividad internacional que les respalda, está sustentada en la “acumulación por desposesión” (Harvey: 2003), máxima expresión de las relaciones capitalistas que intensifica el número de personas que son excluidas de su territorio y obligadas a abandonar sus formas de vida que están ligadas al aprovechamiento de los bienes comunes: biodiversidad, aguas, etc (Roa & Duarte, 2013).

La fase actual del desarrollo capitalista no sólo demanda materias primas sino que requiere grandes cantidades de energía y agua. De esta manera, una multitud proyectos hidroeléctricos han resurgido en el país, despojando a pueblos enteros de sus aguas, asunto que no puede entenderse como el control del simple fluido líquido, sino en lo que en su conjunto encierra la transformación de sus dinámicas hídricas naturales de los ríos.

Con el impulso de los proyectos hidroeléctricos, entre ellos Hidrosogamoso, El Quimbo e Ituango, Colombia espera convertirse en una gran potencia energética, no sólo para cubrir las demandas de energía que crecen con el consumo de los proyectos extractivos, sino que se quiere convertir en un proveedor de energía para una parte de los países vecinos.

El proyecto hidroeléctrico en el río Sogamoso

La gente de la región cuenta que empezaron a escuchar hace cincuenta años de un proyecto hidroeléctrico en el río Sogamoso. La hidroeléctrica se fue convirtiendo en el sueño de la clase dirigente del departamento de Santander, que asocia, como lo han hecho otros dirigentes en otras partes, el dominio de las aguas con un paso para alcanzar el anhelado desarrollo.

El proyecto se retomó a principios del siglo XXI, en el momento que se tuvieron las condiciones económicas y políticas para su construcción y puesta en operación. Hidrosogamoso se construyó en la cuenca baja del río, en el departamento de Santander, en el cañón donde el río se cruza con la Serranía la Paz.

Hidrosogamoso, que tiene un muro de 192 metros de altura, tiene una capacidad de generación de 820 MW, representa el 10% de la demanda energética nacional y para exportar energía eléctrica a los países vecinos. Hace parte de un conjunto de proyectos que se adelantan en la región del Magdalena Medio, en donde intervienen actores económicos nacionales e internacionales.

La hidroeléctrica represó las aguas de los ríos Sogamoso y Chucurí inundando cerca de 7.000 hectáreas, casi la extensión del municipio de Floridablanca (Santander). El proyecto impactó directamente los valles de ambos ríos afectando cientos de predios de varios municipios santandereanos: Girón, Betulia, Zapatoca, Los Santos, San Vicente de Chucurí y Lebrija. Girón aportó la mayor cantidad de tierras al proyecto, con un 31,7% del total inundado, y el territorio de Betulia fue divido en dos partes por el embalse.

De acuerdo con datos oficiales, sufrieron efectos nocivos 900 familias dedicadas a actividades agrícolas, pecuarias y de pesca, pero los afectados consideran que esta cifra están muy por debajo de la realidad. Aseguran que la empresa desconoció en el censo de afectados a familias de campesinos, pescadores, jornaleros, mineros artesanales y a vendedoras de pescado, entre otras comunidades. Se estima que el proyecto hidroeléctrico desplazó a más de mil personas por la inundación y otras miles están damnificadas por las transformaciones de la cuenca.

La empresa quedó con el control de 21.417 hectáreas declaradas de utilidad pública mediante Resolución Ejecutiva 230 de 2008. No sólo el área del embalse y la de la sala de máquinas, sino que están incluidas las zonas de protección, puesto que ISAGEN quedó con el control de cuenca y microcuencas que llevan sus aguas al embalse.

RECUADRO: El territorio.

La hidroeléctrica está construida en la cuenca baja del río Sogamoso, comprende un territorio de nueve municipios. En la parte alta de esta cuenca baja se encuentran Betulia, Girón, San Vicente de Chucurí, Zapatoca, Lebrija y parte del municipio Los Santos; en la media, Lebrija, otra parte de Los Santos y Sabana de Torres; en los bajos del río, están Puerto Wilches y Barrancabermeja. El río Sogamoso desemboca en el Magdalena, conocido por los yariguies como Yuma.

La cuenca baja hace parte de la región del Magdalena Medio, donde comenzó la colonización a mediados del siglo XIX y se intensificó con el auge petrolero de inicios del siglo XX. Más adelante, la riqueza hídrica y de sus tierras atrajo gentes de la costa, el Eje Cafetero y Antioquia, Santander que, en muchos casos, llegaron huyendo de la guerra, la exclusión y el hambre, buscando tierras para colonizar.

El río y los humedales los proveyeron de alimento y refugio. La abundancia pesquera alcanzaba para todos, incluso daba para comercializar. Además podían usufructuar sus playones e islotes para desarrollar sus medios de subsistencia de pobladores. Aprovecharon las inundaciones periódicas del río para alternar las diversas actividades productivas, entran y salen del río y de las ciénagas dependiendo de la época de lluvia o de sequía, como anfibios entran y salen del río, adaptando a su dinámica natural. Por ello, Fals Borda los caracterizó como pueblos de cultura anfibia.

Pero también la alternancia de actividades está asociada también a la poca estabilidad sobre la posesión de los terrenos que iban habitando. Ecopetrol y las empresas petroleras arrendaban a los campesinos las tierras concesionadas para la actividad petrolera, pero podía cancelarles el control cuando lo quisieran. También lo hizo el Inderena. Además, la concentración de la misma en manos de unos pocos y el desplazamiento forzado ha sido la constante en este territorio. Pero la gente permaneció en el territorio, aprovechando las tierras comunitarias y baldíos, y mediante experiencias de trabajo mancomunado.

La pesca potenció el comercio pesquero movilizando a muchos habitantes que se asentaron allí. También los colonos agricultores alternan sus labores tradicionales de agricultura y minería con las tareas pesqueras. A pescadores, campesinos sin tierra, colonos agricultores, mineros artesanales nunca les faltó el alimento. Además entre las comunidades mantuvieron intercambios de alimentos entre los pobladores de la Serranía y los del río.

En este territorio son varios los factores generadores de transformaciones territoriales: proyectos de infraestructura impulsados en la última década, entre ellos: la Ruta del Sol (doble calzada Bogotá-Costa Caribe), el Tren del Carare (rehabilitará las antiguas vías férreas), el proyecto de Navegabilidad del río Magdalena y la construcción de puertos multimodales sobre el río. Además, están avanzando proyectos de hidrocarburos convencionales y no convencionales (las mayores reservas de gas y petróleo de esquisto se encuentran en esta región), de minería (carbón, uranio y oro) en la Serranía de los Yariguies y de cultivos agroindustriales, principalmente de palma.

En el Sogamoso ha existido una alta diversidad de fauna íctica. Los pobladores locales hablan del pez bocachico, o de la dorada, el blanquillo, el comelón, el capaz, la golosa, las chocas, el boroncoro, la lamprea, el titeto, el hocicón, el capitán, el tierraloca, el bagre y el camarón de río. Incluso, mencionan los caimanes y las rayas. Actualmente, las actividades tradicionales de subsistencia son desplazadas por los daños ecológicos y por la disminución de la oferta de bienes naturales del río.

A todo esto se agrega la construcción de Hidrosogamoso.

Transformaciones territoriales

El 8 de junio de 2014, el río Sogamoso amaneció literalmente seco. El día anterior, a las 6 de la tarde, Isagén inició el llenado del embalse. Sin embargo, una falla técnica, que cerró todas las compuestas, interrumpió por completo el flujo de agua, por más de 12 horas. Miles de peces murieron. Hoy pervive el impacto emocional de este hecho sobre los habitantes de La Playa, un poblado de Betulia “aguas abajo” del muro, sobre el río Sogamoso, quienes en su mayoría nacieron al lado al río.

Una mujer pescadora relató conmovida: “nuestro río esta agonizante, nuestro río está triste, sus aguas ya no sirven ni para cultivar, los niños no pueden nadar en él”. La Playa vivió por décadas de la pesca, el comercio pesquero, el turismo comunitario, la agricultura de pancoger y la minería artesanal de arena. Ahora, hay cambios radicales producidos por Hidrosogamoso. Veámos algunos de estos cambios.

Desplazamiento ambiental

De la región salieron los habitantes que antes vivían en las más de 21 mil hectáreas que quedaron para el control directo de ISAGEN de manera que cientos de familias están sufriendo un nuevo fenómeno de desplazamiento, ya no por la violencia política.

A muchos se les vulneraron sus derechos básicos. La gente cuenta que fueron desplazadas las familias aparceras, en arriendo, o que simplemente se encontraban en las cercanías del río y no contaban con títulos de sus tierras. Dice que la empresa Isagén interpuso contra ellas acciones administrativas, ejecutadas por los alcaldes locales y que en muchos casos las desalojaron mediante el uso indebido de la fuerza. Otras muchas resistieron en su territorio, pero la etapa de construcción de la represa con la consecuente destrucción de sus medios de vida les obligó a irse.

En la actualidad la mayor parte de estos poblados están desolados. La gente se fue a la ciudad. Tuvo que partir hacia las ciudades cercanas: Bucaramanga o Barrancabermeja, donde viven sin mayores oportunidades laborales.

“Aguas arriba”, donde hoy queda el embalse, miles de campesinos perdieron sus tierras. La empresa reubicó a unos pocos, se hicieron nuevos asentamientos, pero, denuncian algunos, los proyectos productivos no “cuajaron” debido, de una parte, a que se impusieron proyectos ajenos a su cultura; de otra, a que existen dificultades de acceso a agua y falta de asesoría adecuada. Además, allí, algunas familias campesinas no cuentan con cuencas abastecedoras de agua, ni mucho menos con acueducto, lo que vuelve penosas las actividades cotidianas y los proyectos productivos, es una directa violación del derecho al agua.

Deterioro de la calidad del agua y pérdida de la pesca

La señora de La Playa tiene razón al advertir que las aguas del río tienen problemas. Un estudio de la Universidad Santo Tomas, liderado por el reconocido ambientalista e ingeniero químico Jairo Puente, concluyó que en las aguas del Sogamoso es grave la falta de oxígeno. De igual manera, dice un periódico local,

se observa que la temperatura del agua en la presa oscila entre los 31 y 32 grados centígrados, mientras que abajo ésta se reduce hasta los 25 grados centígrados. De igual forma, las condiciones de humedad relativa cambian desde 94% y se reduce incluso al 44%2.

Una de las razones de la mala calidad es la no remoción de la materia orgánica, una exigencia de la licencia ambiental, pero también, al represamiento de ríos contaminados:

El río Sogamoso, señala el profesor Puente, se forma de aguas del Chicamocha y del Suárez y el Suárez antes recibe al Fonce [tres de los ríos] más contaminados en Colombia, así que el agua primero que todo no viene de primera calidad, por lo que la licencia ambiental en sí ya exige son unos mínimos y las muestras dan cuenta que en algunos momentos del día hay datos inferiores, favoreciendo condiciones anaerobias, produciendo gases tóxicos y se producen también gases de [efecto] invernadero relacionados con el cambio climático (…) Cuando el oxígeno baja a estos niveles, no es posible que se desarrollen peces, así digan que se han sembrado alevinos3.

Cambios en el microclima y consecuencias

La región de influencia del proyecto se conoce en el país por su producción de aguacates y cacao de alta su calidad4. Además los aguacates criollos de la región son muy apetecidos en el país y en el exterior. Se considera que los suelos de la región y el clima son ideales para la producción de este rico fruto.

Sin embargo, ahora, estos cultivos están amenazados por los cambios en el microclima local, provocados por el embalse.

Hay cambios extremos de la temperatura (muy alta en el día y muy baja en la noche) y en la humedad. La disminución de las cosechas, según los pobladores locales, es notoria: las plantas no “cargan” los frutos, como antes, y además se han incrementando las plagas y enfermedades de los cultivos.

El desplazamiento de animales

Fundaexpresión, organización ambientalista que trabaja en la región, ha tenido que preparar talleres sobre serpientes para las comunidades de los municipios aledaños al embalse. El problema es que una desbandada de culebras ha llegado a las parcelas de campesinos, incluso de otros municipios como Piedecuesta, y están en alto riesgo de ser mordidos por las serpientes. También se conoce de otros animales que han llegado a los cultivos desesperados porque sus hábitats fueron destruidos.

El desplazamiento de animales fue denunciado por los pobladores locales desde la etapa de construcción, pues el ruido y la tala de árboles hicieron que muchos huyeran. Al quedar la obra en medio de la vía Bucaramanga – Barracabermeja, de alto tránsito vehicular, empezaron a verse animales muertos en la carretera. Isagén nunca respondió a las denuncias que se hicieron y se limitó a decir que tenían un plan de contingencia para tal situación. Los animales siguieron apareciendo muertos en la carretera durante el tiempo de la obra.

Con el llenado del embalse, la huida fue masiva y está afectando los cultivos de las comunidades, perjudicando las labores e ingresos de los y las campesinas. Se observa presencia de pumas, tigrillos, marranos, chácharos, tinajos, chiguieros, ardilla, mico careto, mono cotudo, picuro, aves como: chachivos, pericos, churicas, cochas, tulcán, siéntaro papayero. En veredas de Lebrija, Girón, Piedecuesta han aparecido manadas de cerdos monteses o baquiro (Pecarí tajacu). Los cerdos acaban con los cultivos.

La lucha por el Sogamoso

En 2008, los pobladores locales junto a ambientalistas, ONG, trabajadores y sindicalistas del área de influencia de la represa crearon el Movimiento Social por la Defensa del Río Sogamoso. En la medida en que avanza la construcción del proyecto, se intensifica en la zona la lucha por el reconocimiento de los derechos. El Movimiento acoge las diversas expresiones de descontentode los pobladores locales, que no se vieron recogidos en la “ilusión desarrollista” o las falsas promesas de empleos por parte de Isagén. Tampoco los convencieron las promesas de inversión social, que resultaron incoherentes con las realidades locales: cursos de panadería o proyectos productivos ajenos a la cultura local.

Por ello, organizan marchas y protestas en la zona y movilizaciones hacia Bucaramanga demandando mayor presencia del Estado y respuestas desde el gobierno departamental. También se han realizado acciones jurídicas demandando respuestas frente a los incumplimientos a la licencia ambiental.

El 14 de marzo de 2011, Día Internacional de Acción contra las represas, el Movimiento adelantó una movilización de tres días, hasta que se instaló una mesa de negociación entre la empresa y los afectados. En esa mesa participaron como garantes, la Diócesis de Barrancabermeja, el Programa por la Paz (PPPMM), algunosONG, asambleístas departamentales y la Unión Sindical Obrera de la Industria del Petróleo.

ISAGEN como en otras ocasiones no cumple y continúa en su trabajo de cooptar líderes y dividir el movimiento en alianza con los poderes regionales y los medios masivos de comunicación.

La última acción de impacto del Movimiento tuvo lugar entre marzo y septiembre de 2015 liderada principalmente por mujeres, que resistieron 6 meses en el Parque García Rovira, frente a la Gobernación de Santander, en unas condiciones extremadamente duras, demandando respuestas frente a la crisis humanitaria que se vive enla zona. El acuerdo entre las manifestantes, la gobernación e Isagén consistió en la promesa por parte de los dos últimos de un predio y proyectos productivos para atender la grave situación. Después de casi un año, nada han recibido los y las afectadas.

El Movimiento regional hace parte desde 2011 de uno más grande, el Movimiento Ríos Vivos. Al vincularse busca fortalecer sus demandas ganando resonancia nacional; pero también se moviliza en espacios regionales: recientemente, en Lisama y San Gil, se unió a otros movimientos de la zona, en el contexto de la Minga Nacional, que obligó al gobierno nacional a negociar con los campesinos y las campesinas del país.

Aunque en condiciones extremadamente difíciles, la lucha continua y el movimiento busca fortalecerse haciendo presencia en múltiples espacios sociales y políticos de la región.

Reflexiones finales

Don Luis sabe que las plantaciones que Isagén está sembrando en las llamadas por la misma empresa áreas de protección del embalse no van a resolver el desplazamiento animal. Sin duda, en medio de pinos y eucaliptos, no encontrarán alimento ni refugio. Por eso, él adapta sus cultivos para que también haya frutales para los animales. “Ellos no tienen la culpa, están aquí porque les han destruido sus lugares de vivienda; nosotros tenemos respuesta para enfrentar esta situación. Sin embargo, Isagén no nos oye”.

Las comunidades campesinas afectadas por Hidrosogamoso son en gran parte pequeños campesinos con muy poca tierra o sin ella, pescadores, mineros artesanales o comerciantes de pescado, cuyos principales medios de subsistencia estuvieron siempre basados en los bienes comunes que les proveían el río o la selva. Para ellos, los daños son significativos y en muchos casos irreparables, pues se destruyeron las relaciones de subsistencia con el río Sogamoso y se transformó el territorio.

Sin embargo, tienen claro que en ellos están las respuestas para restablecer el equilibrio ambiental y social en el territorio. Porque lo conocen. Es por eso que están en la búsqueda de construir nuevas relaciones de producción y nuevas relaciones con la naturaleza que garanticen los medios y la sustentabilidad para que las comunidades puedan permanecer en el territorio.

En eso trabaja a diario el Movimiento Ríos Vivos en Santander.


FALS BORDA, O. 2002. Historia doble de la Costa. Resistencia en el San Jorge, Universidad Nacional de Colombia, Bogotá, Banco de la República y El Áncora Editores

HARVEY, D. 2003. The new imperialism. Oxford y New York, The Oxford University Press

MCCULLY, P, 2004. Ríos silenciados – Ecología y política de las grandes represas- . Buenos Aires. Editorial Proteger.

ROA AVENDAÑO, T., DUARTE, B., Agosto 2013, “Desarrollo hidroeléctrico, despojo y transformación territorial: El caso de Hidrosogamoso, Santander, Colombia”. En Arroyo, Aline y Boelens, Rutgerd, Aguas Robadas. Despojo Hídrico y Movilización Social. Quito, Abya Yala, Justicia Hídrica y el Instituto de Estudios Peruanos, IEP.

ROA AVENDAÑO, T., 2010. Crisis alimentaria y la respuesta de los mundos locales, el caso de una organización de pescadores, campesinos e indígenas. Tesis de grado. Universidad Andina Simón Bolívar, Quito

SVAMPA, M., 2011.“Modelos de desarrollo, cuestión ambiental y giro eco-territorial”, En Alimonda, Héctor (coordinador), La Naturaleza colonizada. Ecología Política y minería en América Latina, Buenos Aires: Clacso

1Ambientalista, coordinadora general de Censat Agua Viva, Magíster en Estudios Latinoamericano Universidad Andina Simón Bolívar, email: coordinacion@censat.org



4En 2015, la Federación Nacional de Cacaoteros anunció la exportación de 1.000 toneladas de cacao de los municipios de San Vicente de Chucurí, El Carmen de Chucurí, Zapatoca y Betulia a países europeos (véase http://www.sanvicentedechucuri-santander.gov.co/noticias.shtml?apc=ccx-1-&x=1374095)


Escuela Mujer y Minería. Foto archivo Censat Agua Viva

Escuela Mujer y Minería. Foto archivo Censat Agua Viva

Artículo publicado en el libro “Negociaciones gobierno-ELN y sin embargo, se mueve” / Víctor de Currea-Lugo (ed)

Autores: Tatiana Roa Avendaño & Danilo Urrea / CENSAT Agua Viva Amigos de la Tierra – Colombia

La cuestión ambiental emerge como un asunto fundamental en los nuevos escenarios de negociación del conflicto armado y será también vital en un posible posacuerdo

En los últimos años, dado el modelo de desarrollo impuesto, los conflictos socioambientales, también llamados conflictos ecológico- distributivos (Martínez Alier, 2004) han emergido con mucha fuerza. Ese modelo ha priorizado la extracción de minerales e hidrocarburos y la producción hidroeléctrica y agroindustrial para la exportación, y con ello se controlan los territorios y los bienes comunes.

En Colombia, ese control de territorios, en función de propósitos económicos e intereses de las transnacionales, se facilita mediante políticas y programas institucionales: es así que se amplían las fronteras extractivas y agroindustriales en el territorio nacional provocando una profunda reconfiguración territorial.

Continúe leyendo en el documento adjunto.


Aquí nos vamos a quedar

30 diciembre 2013

¿Qué es la justicia ambiental? Aquí nos vamos a quedar es un documental en el que académicos, activistas y personas afectadas por situaciones de injusticia ambiental, aportan sus visiones y testimonios para responder esta pregunta.

Para ello, el documental recorre localidades de Argentina, Colombia, Kenia, México y el Tíbet, e incluso grandes ciudades en Colombia e Italia. Con formas de vida muy distintas entre sí, la gente de estos lugares nos explica cómo sus realidades cotidianas se ven amenazadas o, incluso, ya no existen. Encontramos, en sus historias, unas pautas comunes que hablan de inequidad en el uso de los recursos locales, de falta de representación de sus puntos de vista en la toma de decisiones, de la falta de oportunidades de participación y, en definitiva, de la imposibilidad de seguir viviendo de acuerdo a sus propias elecciones.

El documental expone dichos aspectos, apoyándose en declaraciones de habitantes de estas comunidades, activistas de las organizaciones que los apoyan, funcionarios públicos y científicos de diferentes partes el mundo. Entre los entrevistados, se cuentan entre otros, Robert D. Bullard; Julio Fierro, Joan Martínez Alier y Tatiana Roa Avendaño. Junto a ellos, conocemos las caras y los nombres menos conocidos de aquellos que no se limitan a sufrir las amenazas, sino que se enfrentan a ellas, se movilizan, y en ocasiones, ganan las batallas por la justicia ambiental.

A la memoria de Aury Sará Marrugo

USO 90 años. Fotografía Tatiana Roa Avendaño

USO 90 años. Fotografía Tatiana Roa Avendaño

Tal vez Colombia sobresale en el continente por el hecho de que trabajadores y trabajadoras se han vinculado de manera activa y crítica a las luchas contra el extractivismo o a las problemáticas desatadas por él. De allí la importancia de reflexionar al respecto. Durante décadas, sus resistencias, principalmente las de los obreros del petróleo, se centraron en la defensa del patrimonio nacional y en impulsar una industria propia que atendiera las necesidades del país, pero en los últimos años, se han renovado, al incluirse en sus contenidos la presión contra el modelo extractivo.

Para leer el artículo completo: De la fabrica al territorio

Artículo publicado en el libro: Alternativas al Capitalismo / Colonialismo del Siglo XXI preparado por el Grupo Permanente de Trabajo sobre Alternativas al Desarrollo. Fundación Rosa Luxemburgo y Editorial Abya Yala.

Ver presentación de esta ponencia en video:

La paz de la naturaleza

17 febrero 2013


Documento de Trabajo de Censat Agua Viva

Preparado por Tatiana Roa Avendaño, coordinadora general. coordinacion@censat.org con aportes de Danilo Urrea

Documento presentado en el Foro Agrario organizado por la Universidad Nacional de Colombia y el PNUD.

“Para sembrar la paz, hay que aflojar la tierra”


Bogotá, diciembre 17 de 2012

Àrbol de colores. llustraciòn de Angie Vanessita Cárdenas Roa www.acdesign.tk

Àrbol de colores. llustraciòn de Angie Vanessita Cárdenas Roa http://www.acdesign.tk

Planteamiento general

En los diálogos de paz de Colombia, hay un primer tema que es central: la política de desarrollo agrario integral, la tierra, que de inmediato lleva a imaginar la naturaleza y los bienes naturales.

La razón de esa importancia es que la cuestión agraria es núcleo del histórico conflicto político armado colombiano,al que atraviesa la disputa por la tierra. Dos rasgos centrales de ese núcleo son una alta concentración de la propiedad y un proceso de contrarreforma agraria que se vive en las últimas décadas. En este último aspecto hay ingredientes como el uso de la fuerzadelasarmaso el de dineros derivados de actividades ilícitas para intimidar a los movimientos campesino,afrocolombiano e indígena que luchan por la tierra y para provocar el desplazamiento en zonas de interés de las élites rurales.

Lascifras oficiales demuestran varias tendencias imparables: hacia la concentración de la propiedad, hacia el acaparamiento de tierras, hacia el aumento de aquellas dedicadas a los cultivos agroexportadores (palma aceitera, caña de azúcar, banano, entre otros), hacia la disminución de la producción de alimentos y el aumento de los desplazamientos forzados de las comunidades campesinas asentadas en los departamentos con mayor concentración de la propiedad rural.

Como en el resto del continente, en Colombia, las políticas agrarias han conducido a que los agricultores capitalistas sean los beneficiarios de laliberalización de los mercados de tierras, de la mano de obra y del capital,de la creciente apertura de la economía a la competencia internacional, del nuevo impulso exportador y de la eliminación de medidas de apoyo alsectorcampesino […] Los agricultores capitalistas pudieron explotar mejor que los agricultores campesinos las nuevas oportunidades que ofrecieron los mercados”, puesto que han contando conmás tierra,más capital y recursos técnicos, con mejores lazos con los mercados nacionales y en especial los internacionales, con su mayor influencia sobre la política agrícola(Thorp,1998:252).

Haga clic para leer el documento completo. Ver:  doc_censat_paz_tatiana_la paz con la naturaleza_Rfinal