Home
 Gert Steenssens / EsperanzaProxima.net

Gert Steenssens / EsperanzaProxima.net

Autoras: Bibiana Duarte Abadía y Tatiana Roa Avendaño

 

Resumen: En los páramos hoy se expresan gran parte de los conflictos sociales y ambientales originados por la expansión minera, lo que evidencia múltiples dilemas de valoración y encuentro de intereses que están asociados a los diversos contextos culturales, ambientales, históricos, sociales y económicos. Para comunidades alejadas de estos espacios – sociedades urbanas -, la importancia de los páramos se centra en el suministro de agua. Esta valoración subyace del encuentro de concepciones ecológica y económicas. Sin embargo es reduccionista e inviable al excluir valoraciones socio – culturales que a su vez se constituyen por las relaciones establecidad con el páramo.
Este artículo buscará mostrar las diversas concepciones y valoraciones existentes sobre los páramos y los efectos que éstas tienen en un contexto de justicia hídrica.
Palabras claves: páramos, lenguajes de valoración, agua, conflictos sociales, conflictos ambientales, justicia, justicia hídrica.

Artículo publicado en Revista Javeriana. Enero – Febrero 201. Número 801. Tomo 150.

 

Ver artículo completo en: El dilema de valoración de los páramos. El caso de Santurban

* Tatiana Roa Avendaño

Ilustración: “Sumak Kawsay”. Angie Vanessita Cárdenas Roa. http://www.acdesign.tk

«Ya volvería redonda y llena como una totuma recién hecha.

Pensaba también que la luna nada le diría,

porque sin tierra que sembrar, ¿qué valor tendría?

Ella anuncia las lluvias abundantes, la hora de la siembra, el corte del arroz.

¿Para qué deseaba él la luna si ya no tenía nada que sembrar?»

Tierra Mojada, Manuel Zapata Olivella, 1972

 Ilustración: Sumak Kawsay. Angie Vanessita Cárdenas Roa. www.design.tk

1. Introducción

 Al igual que el sociólogo colombiano Orlando Fals Borda (2002a: 35B), el francés Luis Striffler, quien recorrió la cuenca del Sinú en el siglo XIX en busca de oro, caracterizó a los habitantes de esta región como cercanos a una existencia «anfibia», en particular por sus rasgos naturales (escasez de vellos y grosor de sus cabellos), así como por su capacidad para adaptarse a la humedad, con lo cual, decía, «sufren muy poco» (Striffler 1875). Más allá de unos detalles morfológicos, la cultura anfibia de la cuenca baja del río Sinú, desde los zenúes prehispánicos, se relaciona más estrechamente con los productos, beneficios y relaciones que proporciona el agua y sus dinámicas. El pueblo Zenú entendía que los pantanos y las ciénagas tienen una estrecha relación con la dinámica fluvial e inundaciones periódicas, así que llevaron a cabo la construcción de obras hidráulicas que actuaban como verdaderos sistemas de amortiguación y almacenamiento de los excedentes caudales y lluvias locales (ASPROCIG 2006: 24). 

Leer el texto completo: documento Cultura Zenú

 

*Tatiana Roa Avendaño

"Cabellos de Vida". Angie Vanessita Cárdenas Roa http://www.acdesign.tk

Temíamos que llegarían pocas personas a la tertulia, no era para menos, en la tarde un tremendo diluvio había dejado el centro de Bogotá totalmente anegado. Sin embargo, a partir de las 5:30 de la tarde, empezó a llegar la gente, y las sillas vacías eran cada vez menos. Al final, incluso algunas personas debieron permanecer de pie. No imaginamos que la tertulia: AGRO 05 (Red de Agricultura Urbana), que realizarían Daniel Bernal e Ivan Quiñonez del Colectivo La Creactiva1 convocará tanta gente. Lo cierto fue que llegaron dirigentes sociales de varias localidades, estudiantes de diversas universidades, profesores universitarios, campesinos, ambientalistas de Bogotá, todos ellos interesados en conocer de qué trataba AGRO 5, qué nos irían a proponer dos jóvenes arquitectos que de manera atrevida se plantearon realizar una tesis sobre agricultura urbana nada menos que en la Escuela Arquitectura y Urbanismo de la Universidad Nacional de Colombia. El salón casi siempre frío, esta vez lleno se tornó más cálido haciendo más grata la conversa. En la Localidad de Usme, con el apoyo de dos importantes procesos sociales de la ciudad: Plataforma Social Usme y la Red de Agricultores Urbanos Usme y, junto a la comunidad de la UPZ 59 “Alfonso López”, estos dos jóvenes decidieron “indisciplinarse” y explorar las rutas y los métodos a través de los cuáles las familias de este sector popular, mayoritariamente de origen campesino, desarrollan actividades de agricultura urbana y realizar una propuesta metodológica para construir una Red de Agricultura urbana. ¡Tremenda osadía! Seguramente en su Facultad, en los espacios formales, Ivan y Daniel nunca escucharon hablar sobre las diversas formas de producción agrícola, menos aún de agroecológica, ni de productividad, ni de sistema de riego, ni de cosechas de agua, ni de manejo de residuos orgánicos. Sin embargo, se atrevieron a estudiar estos asuntos ajenos a su formación y buscar así conjugar la planeación urbana, el urbanismo y el paisajismo, con las propuestas alternativas que la gente en los barrios populares se plantea para enfrentar un asunto esencial como la producción de alimentos en la ciudad. Daniel e Ivan indagaron sobre las diferentes experiencias de la gente de Usme, en sus patios, jardines, terrazas, espacios públicos y a partir de allí elaboraron una metodología para la implementación de la agricultura urbana en los sectores periurbanos de Bogotá. En su propuesta consideraron también la ronda del río Tunjuelo, el borde del Parque Entrenubes y los diversos espacios públicos que podrían contribuir a la producción de alimento en la ciudad. A partir de allí, elaboraron una propuesta para la conformación de una red que busca propiciar la autonomía, la organización social, la soberanía alimentaria, la autogestión y la defensa ambiental de las comunidades, proponiendo diferentes estrategias para la apropiación y uso de espacios para cultivar y explorar diferentes formas de comercio. Su interés, hacer propuestas de políticas públicas que tengan en cuenta la agricultura urbana en su componente social y ambiental para la planificación de la ciudad. Las preguntas fueron muchas, las sugerencias bastantes, los reconocimientos inmensos. A nadie dejó de sorprender que este importante asunto de la producción de alimento en las ciudades, pudiera animar a los jóvenes arquitectos. Para Martín un campesino desplazado de una región colombiana, el trabajo de los jóvenes le “dejo muchas inquietudes”, sobre todo, insistió, “para mí, más que para ustedes (…) es mirar desde otro ángulo lo que intentamos hacer como campesinos en la ciudad, es mirar más allá de nuestro pequeño huerto…”. Daniel e Ivan quedaron encantados. “No nos importa que nos critiquen, al contrario nos sirve, nos ayuda a continuar el camino”,dijeron. Porque para ellos, Ivan y Daniel, pero también para su grupo, no se trataba simplemente de realizar una tesis de grado. Para ellos es la posibilidad de continuar aportando y construyendo con las organizaciones con las que trabajan, alternativas para vivir en la ciudad.

8 de Noviembre de 2010

Por Tatiana Roa Avendaño

Feria de la Semilla. I Festival de Expresiones Rurales y Urbanas. Tatiana Rodríguez Maldonado

“Si cuido mi semilla, si defiendo la semilla, aseguro mi soberanía alimentaria, si nos la quitan perdemos no sólo la semilla sino el conocimiento que es lo que nos garantiza la soberanía alimentaria” – Testimonio de campesino de Santa Cruz de Lorica

El 23 de marzo de 2006, durante la 8° Conferencia de las Partes sobre Diversidad Biológica realizada en Curitiba, las mujeres del movimiento internacional La Vía Campesina, realizaron una protesta silenciosa dentro del imponente centro de convenciones para demandar la prohibición de las semillas «terminator» (1). Con este acto, las mujeres querían expresar el sentir y la resistencia de los pueblos a las denominadas “semillas suicidas”. De comercializarse, Terminator evitaría que los agricultores pudieran reutilizar su semilla a partir de sus cosechas, lo que los forzaría a recurrir al mercado de semillas comerciales. La acción de las mujeres y la presión de miles de campesinos que realizaron marchas diariamente frente al Centro de Convenciones logró mantener la moratoria (2) y detener la avanzada de estas semillas, que amenaza a los pueblos campesinos e indígenas.

La modificación genética de plantas para producir semillas transgénicas ha sido condenada ampliamente por los pueblos alrededor del mundo e incluso por instituciones científicas y académicas y por muchos gobiernos por considerarla una aplicación inmoral de la biotecnología.

Lea el texto completo. semillas_transgénicos_tatiana_septiembre 2010

Por Tatiana Roa Avendaño
e-mail: totuma07@yahoo.com
Cargando sobre sus hombros sus banderas fueron llegando al paraninfo de la Universidad Andina Simón Bolívar, cientos de hombres y mujeres: campesinos, afroecuatorianos e indígenas, ellos y ellas vestían con orgullo y elegancia sus atuendos tradicionales, en sus rostros se notaban una inmensa alegría y no era para menos, venían a celebrar los 40 años de existencia de su organización, la Confederación Nacional de Organizaciones Campesinas, Indígenas y Negras (FENOCIN) por sus 40 años de existencia.
Los orígenes de la Fenocin se remontan a la década de los sesenta del siglo anterior, cuando a través de manifestaciones sociales protagonizadas por indígenas y campesinos del país buscaban presionar a los sectores oligárquicos y al Estado por la aplicación de la Ley de Reforma Agraria expedida por esos años. Desde entonces la organización ha evolucionado hasta que asumió formal y legalmente el nombre de FENOCIN. Luego de muchos esfuerzos es hoy una organización madura, que enfrenta los retos que le exigen las circunstancias actuales. Incluye en su seno a 52 uniones que agrupan a más de 1.300 organizaciones y comunidades de base, 200 mil familias y tiene presencia en 18 provincias del Ecuador.
No estaban solos para conmemorar, campesinos y campesinas venidos de las hermanas repúblicas de Brasil, Venezuela, Perú, Colombia y Bolivia, miembros de la Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo CLOC y de la Vía Campesina les acompañarían. Del 28 al 30 de noviembre, en medio de debates, de fiesta y de feria celebrarían junto con sus invitados estas cuatro décadas de esfuerzos, de luchas y de esperanza. Recordarían a sus martires, intercambiarían experiencias y debatirían con prestigiosos lideres y liderezas sociales además de importantes intelectuales sobre los temas del campo. En un parque público una Feria Agroecológica campesina sería el espacio para hacer participes al resto del pueblo quiteño de sus productos, sus enseñanzas y sus saberes.
La instalación de este bello homenaje fue acompañado por el rector de la Universidad Andina, el historiador Enrique Ayala, el presidente de la FENOCIN Luís Andrango Cadena y otros compañeros latinoamericanos, el debate no paraba, el llamado para dar seguimiento a la Ley de Soberanía Alimentaria que en estos días comenzará a discutirse en la Asamblea Legislativa fue el tema y la preocupación central. “La soberanía es nuestra vida, hay puntos en los que no cederemos porque en la ley nos estamos jugando nuestro futuro”, dirían todas y todos.
La Fenocin celebró sus 40 años de existencia con las cantos, las consignas y los sueños de esas mujeres y hombres que aspiran con un país más justo, este país para del Sumak Kawsay, con las voces campesinas que claman por la unidad y la lucha de los pueblos, con la reivindicación de una reforma agraria justa y necesaria, con la esperanza de que sean tiempos de Soberanía Alimentaria, que sean tiempos de unidad.

Por Tatiana Roa Avendaño

Diseño de la cartilla: Angie Vanessa Cárdenas Roa http://www.acdesign.tk

Una navegación por el Pacífico, desde Buenaventura hasta Tumaco, permite dimensionar los grandes conflictos ambientales que las comunidades deben enfrentar.

Este periplo que quince días atravesó manglares, recorrió las agrestes costas del Pacífico, navegó los más importantes ríos, se detuvo en los pequeños pueblos y conversó con sus habitantes. De esta forma, activistas del movimiento ambientalista y negro se pudieron acercar y comprender los graves conflictos que sufren las comunidades negras del Pacífico Sur.

Este documento contiene 4 relatos de este bello viaje, de pasión, sorpresa y alegría

Lea todos los relatos. Navegando el Pacífico. Relatos

* Tatiana Roa Avendaño, ambientalista 26 de marzo de 2006

Joan Martínez Alier en el Páramo del Almorzadero. 2001

Uno a uno fueron llegando los habitantes de Cerrito y otras poblaciones cercanas al auditorio de la Escuela Normal Superior Sady Tobón Calle, para debatir acerca de la pertinencia de la explotación carbonera en el páramo del Almorzadero. Estudiantes, campesinos, maestros, funcionarios de la administración pública, hombres y mujeres se dieron cita para analizar los pro y los contra de la minería en el frágil ecosistema de alta montaña que surte de agua a la provincia de García Rovira.

Lea el texto completo. Agua o carbón